Exàmens de salut abusius

Bus EMTSegons publica el diari Levante, una sentència del TSJ estima que l’obligatorietat dels exàmens de salut als conductors de la EMT és desproporcionada, constitueix una injerència i viola la intimitat del treballador.

Carme

Despido improcedente de un trabajador con trastorno bipolar

Te recomendamos la lectura de este artículo que ha sido publicado en la última revista de Archivos de Prevención de Riesgos Laborales (enero-marzo de 2013), no disponible vía digital.

Autores: María Teófila Vicente Herrero, Miguel Ruiz-Flores Bistuer, José Ignacio Torres Alberich, Luisa Capdevila García, María Victoria Ramírez Iñiguez de la Torre, María Jesús Terradillos García, Ángel Arturo López González.

scsmt_prl

 Resumen:

“…Se describe el caso de un trabajador con trastorno bipolar que es despedido por ineptitud sobrevenida tras informe previo de NO APTITUD como resultado del reconocimiento periódico de vigilancia de la salud. El magistrado consideró nulo el despido por no ajustarse a lo estipulado en el art. 52 a) del Estatuto de los Trabajadores. La integración socio-laboral de las personas con trastorno bipolar comporta dificultades tanto por las características clínicas de la patología como por su curso crónico y limitaciones asociadas al tratamiento continuado. Ello requiere la valoración de aptitud laboral por parte del médico del servicio de prevención y las actuaciones preventivas pertinentes en las empresas, debiéndose AGOTAR TODAS LAS OPCIONES ADAPTATIVAS antes de plantearse situaciones extremas como la consideración de ineptitud sobrevenida y el despido subsiguiente. El objetivo prioritario debe ser la integración socio-laboral del afectado sin que ello genere riesgos para el propio trabajador o para otras personas…”.

 Además del Resumen, interesa leer las tres partes del artículo, introducción, descripción del caso y discusión.

En el apartado de discusión, se indica que “…en la sentencia no se hace referencia a que desde el punto de vista de la prevención se hubieran agotado las opciones adaptativas o restrictivas concordantes con las limitaciones del trabajador ni que se hubiera demostrado la imposibilidad de cambio de puesto, conforme establece la Ley de Prevención de Riesgos Laborales…”.

LPRL

Miguel Quintana Sancho 

Las patologías previas, que empeoran por el trabajo ¿deben ser consideradas como accidente de trabajo?

imagesEn este sentido parece que se pronuncia un juzgado de Eibar que considera accidente de trabajo la lumbalgia de un obrero. He asistido a muchas discusiones sobre este tema. El de las lumbalgias u otras patologías lumbares me parece un caso frecuente, y también es frecuente que las empresas, y algunas mutuas y/o servicios de prevención, se empeñen en negar la baja como contingencia profesional, pero está clarito, clarito en la Ley General de Seguridad Social (art. 115.f )

Carme

Dolencias al ir y volver del trabajo ¿son accidentes de trabajo?

Recomendamos la lectura del artículo publicado el 18/09/12 en preventionworld, respecto a si son accidentes de trabajo las dolencias que se manifiestan en la ida y vuelta al trabajo.

El artículo 115.3 de la Ley General de Seguridad Social (LGSS)  establece:

Se presumirá, salvo prueba en contrario, que son constitutivas de accidente de trabajo las lesiones que sufra el trabajador durante el tiempo y en el lugar del trabajo”.

¿Qué ocurre con las dolencias que sufra un trabajador, por ejemplo, una embolia pulmonar, cuando ya había salido de su centro de trabajo y se dirige a su domicilio? ¿tienen la consideración de accidente de trabajo?.

Miguel

Año y medio de cárcel por coacción al médico de empresa

Esta es la noticia que se publicó en el Diario Médico en fecha 31/07/12, donde las amenazas fueron las represalias al informe negativo de cambio de puesto de trabajo por motivos de salud:

“…Dieciocho meses de prisión ha sido la condena impuesta por el Juzgado de lo Penal nº 3 de San Sebastián a un trabajador por un delito de coacción y lesiones psíquicas al médico de la empresa.  El condenado colocó varios carteles en el centro laboral con amenazas anónimas al facultativo, en los que se pedía su jubilación y cuestionaba con duras palabras su labor. La policía investigó para dar con el autor, esposo de una trabajadora a la que el facultativo hizo un informe negativo a su petición de cambio de puesto por motivos de salud.  La resolución admite como delito las amenazas y no sólo como falta –como pedía el demandado- asociadas a multas y no penas de privacidad de libertad.  La singularidad del caso está en que los hechos ocurrieron en el ámbito privado y no en la Administración que suele ser más habitual y además, la lesión tiene una consideración judicial de delito y no de falta.  Quedan pendientes las acciones judiciales por responsabilidad civil del centro de trabajo…”.

Miguel

Condena de dos años de cárcel y multa de 180 euros por agredir a dos sanitarios

POR DARLE EL ALTA A LA AGRESORA

“…El Juzgado de lo Penal número 1 de Guadalajara ha condenado a una mujer que agredió a dos sanitarios a dos años de prisión y al pago de 180 euros de multa por un delito de atentado contra la autoridad pública, según recoge el artículo 550 del Código Penal…”.

Los sanitarios agredidos son un Médico Inspector y una Enfermera Subinspectora.

Puedes leer la noticia completa, previo registro, en el Diario Médico  del 04/07/12.

Recordemos la utilidad del código alerta.

Miguel

Archivada la causa del accidente del nuevo Mestalla en el que murieron cuatro trabajadores

La titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Valencia ha acordado archivar la causa abierta por el accidente en el nuevo estadio de Mestalla el pasado 26 de mayo de 2008, en el que murieron cuatro trabajadores, según consta en un auto al que ha tenido acceso Europa Press. La magistrada ha adoptado esta decisión después de que el fiscal delegado de Siniestralidad Laboral, Jaime Gil, solicitara hace tres días el sobreseimiento de las actuaciones.

Ampliación de la noticia

Carme

 

Una sentencia relaciona la muerte de una limpiadora con su exposición a pesticidas

Una sentencia del Juzgado Social número 12 de Barcelona relaciona directamente la muerte de una trabajadora de la limpieza por leucemia a su exposición regular a plaguicidas y pesticidas utilizados en la fumigación de su centro de trabajo, por lo que reconoce el derecho del viudo a cobrar la pensión.

Existió relación de causalidad directa entre la exposición de la trabajadora a estos productos […] y la patología que le causó la muerte“, ha confirmado la sentencia.

Noticia publicada en Gestión Práctica de Riesgos Laborales.com

Miguel

Amenaza de muerte a una doctora

Noticia publicada hoy en el “Diario Las Provincias“, en la que se comenta una sentencia, donde una vez más, hay que destacar la importancia de comunicar la agresión al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, y describir con detalle los hechos ocurridos, así como los testigos presenciales.

Condenado a 1,6 años de cárcel por amenazar de muerte a una doctora

El acusado irrumpió en el centro de salud de Busot y le dijo que le iba a cortar el cuello por obligarle a ir a Alicante a por una baja para su hija

 ALICANTE. «Como le pase algo a mi hija te voy a buscar y te voy a partir el cuello». Por estas amenazas, una juez de lo penal ha condenado a un hombre que increpó a una doctora de Busot, quien le indicó que tenía que acudir a Alicante para tramitar la baja por enfermedad de su hija.

La sentencia, a la que ha tenido acceso este diario, impone al acusado un año y medio de cárcel por un delito de atentado contra funcionario público y otros seis meses de cárcel por lesiones. Además, el condenado tendrá que pagar 18.480 euros a la víctima «por las lesiones ocasionadas». El fallo, no obstante, absuelve a la esposa del acusado, que también fue juzgada, al considerar que no ha quedado acreditada su participación en los hechos.

Todo ocurrió el 13 de febrero de 2008 en el centro de salud de Busot, cuando el matrimonio entró «sin permiso» en la consulta de la víctima y le recriminó «que les hiciera ir a Alicante a por la baja de su hija», diciendo el acusado, Francisco F., «si era para que hicieran el imbécil», tal como relata la sentencia. La doctora «intentó darles explicaciones», pero el acusado se lo impidió. «Aquí solo habló yo», le espetó, y a continuación le dijo que «ella no tenía que trabajar aquí, sino en los tomates». «Como le pase algo a mi hija, te vas a enterar», sentenció el procesado.

Cuando empezaron a gritar, la médico les pidió que abandonaran el despacho, pero finalmente tuvo que intervenir la Policía Local. De hecho, los agentes ratificaron que, en su presencia, Francisco F. amenazó a la víctima diciendo: «Como le suceda algo a mi hija, te voy a cortar el cuello».

En el juicio, el acusado negó haber pronunciado estas frases, y solo admitió haber dicho a la doctora que no debería estar trabajando allí, sino recogiendo tomates. También reconoció haber gritado en la calle que «por su hija mataba», según el fallo, pero matizó que en ningún caso amenazó a la doctora.

La juez, sin embargo, acepta la versión de la víctima e incide que «en sede judicial, al igual que en la Policía y en fase de instrucción realiza un relato coherente, continuo y pormenorizado de lo que ocurrió ese día con los acusados, habiendo manifestado durante toda su declaración que se sintió amenazada, que creía que la iba a matar, que se asustó mucho y fue ese el motivo por el que dijo a la administrativa que llamase a la Policía».

Así, la sentencia concluye que, aunque el procesado niegue los hechos, «existe prueba de cargo más que suficiente».

Miguel

Prórroga de Jubilación

Si després de la lectura del que publiquem a continuació del médicointeractivo (cal registrar-se), vos sorgix algun comentari podeu exposar-ho a continuació, sent aconsellable que siga curt, clar i per descomptat respectuós i constructiu, per a que ens ajude a millorar el nostre treball.  Com sempre, remarquem en negreta algunes paraules per a fer més fàcil la lectura:

“…La Justicia da la razón a un médico que no quería jubilarse de su puesto en el Servicio Andaluz de Salud

Redacción

Se trata de una sentencia pionera. El caso lo ha llevado la Asesoría Jurídica del Colegio de Médicos de Málaga

El facultativo deseaba trabajar hasta los 70 años

Málaga (19-7-11).- Un juzgado malagueño de lo Contencioso Administrativo reconoce por primera vez la prolongación en el servicio activo en virtud del Art. 26.2 del Estatuto Marco a un médico del Hospital Virgen de la Victoria Universitario de Málaga (Clínico), estimando el recurso interpuesto por un letrado de la Asesoría Jurídica del Colegio de Médicos de Málaga.

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 1 de Málaga ha estudiado el recurso interpuesto por un médico del Hospital Clínico-Universitario Virgen de la Victoria, el cual -tras acreditar que reunía la capacidad funcional necesaria y estando próxima su fecha de jubilación (en aquel entonces 6 de agosto de 2009)- solicitó la prolongación en el servicio activo.

El Juzgado hace suyos los argumentos del letrado de la Asesoría Jurídica del Colegio de Médicos de Málaga, Antonio Moya Villarejo, al considerar que la prolongación en el servicio activo que regula el Art. 26.2 del Estatuto Marco establece un derecho subjetivo para el trabajador y que las necesidades del servicio o de la organización es un concepto jurídico indeterminado. Así pues, la Administración no puede usar como excusa o justificación este argumento sin que exprese qué razones o causas integran ese concepto, debiendo quedar plasmadas en el preceptivo Plan de Recursos Humanos, recayendo sobre dicha organización la carga de justificar esas necesidades organizativas que deben determinar la concesión o denegación.

En este sentido, el Plan de Recursos Humanos que elaboró el Servicio Andaluz de Salud comprende un estudio de plantillas y recursos que abarca desde 2004 a 2008 y no así 2009, fecha en que el facultativo asistido por la Asesoría Jurídica del Commálaga solicitó su permanencia en el servicio activo y, aunque el mencionado plan estaba vigente, es evidente que sus previsiones estaban agotadas y que, incluso en el caso concreto en el que hablamos, el facultativo había acreditado que había necesidades en el servicio al que pertenecía, por lo tanto, un Plan que tiene agotadas sus previsiones no puede erigirse en un obstáculo para denegar un derecho subjetivo al médico.

Antecedentes jurídicos

Hasta el año 2003 fecha de la entrada en vigor del actual Estatuto Marco, la edad de jubilación forzosa del personal médico era se situaba en los 70 años. Sin embargo, a partir de diciembre de 2003 -fecha de entrada en vigor de la Ley 55/03– la edad de jubilación se estableció en los 65 años. No obstante, en la mencionada Ley se establecían dos excepciones:

1)    La Disposición Transitoria Séptima establecía que el personal estatutario fijo que a la entrada en vigor de esta Ley hubiera cumplido 60 años de edad podrá prolongar voluntariamente su edad de jubilación hasta alcanzar los 35 años de cotización a la Seguridad Social. En un principio, también denegó por esta causa la Administración la prolongación en el servicio activo, una batalla legal que la Asesoría Jurídica del Commálaga también ganó en los Tribunales obteniendo varias sentencias a favor de colegiados malagueños jubilados por el Servicio Andaluz de Salud sin haber alcanzado los años máximos de cotización.

2)    La segunda excepción la establecía el Art. 26.2, el cual determina una excepción a la norma general de jubilación a los 65 años para el caso de que el interesado -siempre que quedase acreditado que reunía la capacidad funcional necesaria para ejercer la profesión o desarrollar las actividades inherentes a su nombramiento y las necesidades de la organización articuladas en un Plan de Recursos Humanos lo permita- podrá pedir voluntariamente su permanencia en el servicio activo hasta los 70 años de edad.  Pero en este caso, el Servicio Andaluz de Salud denegaba de forma sistemática solicitud tras solicitud a los facultativos que se acogían a este precepto, los cuales acreditaban por escrito que reunían la capacidad funcional necesaria y solicitaban su prolongación en el servicio activo. Para ello, la Administración argumentaba que, de acuerdo con su Plan de Recursos Humanos, no existían necesidades del servicio. Esto es lo que siempre se ha venido a llamar en la Jurisprudencia el utilizar argumentos genéricos como “cajón desastre” para la denegación de un derecho.

Afortunadamente con la sentencia obtenida por el equipo jurídico del Commálaga no sólo se hace justicia material sino que además se favorece a la población (usuarios y pacientes), ya que como quedó sentado en una de las Jornadas Jurídicas celebradas en el Colegio de Médicos, la profesión de la medicina es eminentemente vocacional y a los 65 años un facultativo puede encontrarse en plena madurez profesional para aplicar su experiencia y conocimiento al servicio de sus pacientes, por lo que la Administración debería de ser generosa en la aplicación e interpretación del precepto regulado en el Art. 26.2 del Estatuto Marco. Sin embargo, la aplicación de este precepto ha tenido que llegar tras la batalla legal planteada por los letrados de la Asesoría Jurídica del Colegio de Médico y a golpe de martillo por los profesionales que integran la Administración de Justicia…”.

Miguel Quintana Sancho

A %d blogueros les gusta esto: