Burnout o Síndrome del Trabajador Quemado (SQT)

Captura de pantalla 2017-04-07 a las 23.29.22

 

El INSHT (NTP 704) define el Burnout o Síndrome de estar quemado por el trabajo (SQT) como “una respuesta al estrés laboral crónico integrada por actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja y hacia el propio rol profesional, así como por la vivencia de encontrarse emocionalmente agotado….”

En los años 70, Cristina Maslach estudió lo que denominaba “pérdida de responsabilidad profesional”, y describió la afectación asociada a las profesiones de ayuda (por ejemplo, entre los sanitarios). Para Maslach, son las excesivas demandas emocionales externas e internas, imposibles de satisfacer, las que producen la vivencia de fracaso personal, tras investir al trabajo de una carga emocional excesiva. Desde Maslach, se considera un síndrome tridimensional que se caracteriza por cansancio emocional, despersonalización y reducida realización personal.

En cuanto a la prestación de la contingencia, el síndrome de burnout se considera Accidente de trabajo, recogido como “síndrome de desgaste personal o de burnout, trastorno adaptativo crónico con ansiedad como resultado de la interacción del trabajo o situación laboral en sus características personales”

El INSHT define los siguientes factores de riesgo para el desarrollo del síndrome de burnout:

  1. Factores de riesgo a nivel de la organización.
  2. Factores de riesgo relativos al diseño del puesto.
  3. Factores de riesgo relativos a las relaciones interpersonales.
  4. Otros factores: características personales del trabajador (alto grado de altruismo, idealismo y empatía, elevado grado de perfeccionismo, muy constantes, con baja autoestima, tendencia a la sobreimplicación emocional, patrón de conducta de tipo A, etc.) e incluso, con cambios supraorganizativos (aparición de nuevas tecnologías, trabajo emocional, pérdida de estatus o prestigio social, aparición de nuevas leyes que impliquen cambios estatutarios y de ejercicio de la profesión, cambios socioculturales: “la sociedad de la queja”, etc.).

La actuación del MÉDICO DE TRABAJO en la prevención del Síndrome es determinante, a la hora de valorar síntomas e indicadores tempranos del síndrome en el contexto de la vigilancia de la salud. Además, precisará de una adecuada coordinación de actuaciones con otros recursos de la red asistencial. Las actuaciones en cada una de las etapas preventivas serán:

  1. Evitar los riesgos en el origen, detectando factores de riesgo y actuando sobre los mismos (Prevención Primaria).: Es importante participar en los Programas de formación de la organización.
  • Campañas de sensibilización e Información a los trabajadores
  • Programas de Formación en materia de prevención de Burnout y educación para la salud.
  1. Realizar el diagnóstico precoz en los trabajadores con signos y síntomas de Burnout (Prevención Secundaria) y derivar al especialista (salud mental) y/o a su médico de familia para tratamiento precoz de los síntomas y técnicas de afrontamiento. Los efectos para la salud que se pueden observar en el Síndrome, y que se deben evaluar, son:
  • Psicosomáticos:
  • Conductuales:
  • Emocionales:
  • Actitudinales:
  • Sociales y de relaciones interpersonales:

Diagnóstico precoz y detección de patología mental en un supuesto burnout

El desgaste profesional o burnout puede suponer, además, un elevado riesgo de problemas de depresión (en definitiva se trata de la pérdida de un rol profesional). Para prevenir dicha consecuencia sobre la salud mental, será imprescindible la detección e intervención temprana.

  1. Facilitando la rehabilitación laboral (Prevención Terciaria).

A los trabajadores afectados de un síndrome de burnout, sobre todo en sus fases psicopatológicas más avanzadas, les resulta muy difícil la reincorporación laboral, tras un periodo (o varios) de IT.

Con frecuencia habrá que adaptar el puesto de trabajo (para evitar complicaciones de salud posteriores) y, si es posible, facilitar un cambio de puesto de trabajo, valorando previamente la situación con el propio trabajador, así como con el especialista responsable de su tratamiento. Suelen ser situaciones complejas, que dependerán en una gran parte de factores organizacionales. Resulta imprescindible la coordinación de todos los recursos asistenciales.

Fuente:  “Guía de Buenas Prácticas para la prevención y manejo de problemas de salud mental en trabajadores del ámbito sanitario” (2012) que ya fue publicada en este blog.  Plan de Prevención del Burnout.

Otros enlaces que te pueden interesar sobre el SQT que hemos publicado en el blog salut i treball son:

Síndrome de Burnout

El desgaste profesional del médico

Dime cómo trabajas y te diré quién te quema.

Tecnoestrés: Tecnoansiedad, tecnofatiga y tecnoadicción.

Miguel Quintana Sancho

Anuncis

Depresión en médicos residentes

¿Es frecuente?     ¿se puede hacer prevención?    ¿se le presta la atención que merece?

Las conclusiones de un estudio publicado en Jama 2015; 314:2373-83, cuyos autores son Mata DA, et al, indican que la prevalencia es alta (28’8% ) y se incrementa con el año de residencia.

Se incluyeron 31 estudios transversales y 23 estudios longitudinales con un total de 17.560 MIR.  5 estudios se realizaron en América del Norte, 9 en Asia, 5 en Europa, 4 en América del Sur y 1 en África.

Diferentes estudios han sugerido que los MIR presentan tasas más elevadas de depresión que la población general.

Además del sufrimiento que supone para quien lo padece, también repercute en una peor atención al paciente y en un aumento en los errores médicos.

Todo ello, puede sugerir la necesidad de mejorar las condiciones laborales de los MIR.

Aunque la causa de la elevada prevalencia pudiera, al menos en parte, estar condicionada por causas externas a la educación médica, estos datos apoyan la importancia de trabajar por la promoción de la salud mental en la educación médica postgraduada.

Fuente: Revista AMF (Actualización en Medicina de Familia). semFYC (Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria). Nº 11 Diciembre 2016.

 

En la Guía de buenas prácticas para la prevención y manejo de problemas de salud mental en trabajadores del ámbito sanitario, que ya publicamos en este blog en el 2012, incluía esta figura:

 

captura-de-pantalla-2016-12-27-a-las-22-17-02

 

Otros enlaces que también te pueden interesar de otras entradas en este blog:

La salud mental del MIR:

La salud del MIR: Guía para los SPRL.

Protagonismo del tutor de médicos residentes

Ayuda al médico enfermo

El médico enfermo

El médico como paciente atípico

 

Miguel Quintana Sancho

Suicidio en sanitarios: ¿qué se puede hacer desde la PRL?

aptitud

En redacciónmédica se ha publicado este artículo cuyo enlace os facilitamos: 

…Los médicos prescriben la duración de su vida. Los sanitarios son los profesionales más proclives a cometer suicidio, según la información revelada en el estudio Depresión y suicidio’, liderado por Louise B. Andrew, jefa de edición del Medline. En total, estima que unos 400 médicos se quitan la vida cada año en Estados Unidos, lo que equivale a “toda una facultad de Medicina”….

¿Cuáles son las causas más comunes para que los médicos tomen la decisión de suicidarse?

(Seguir leyendo en redacciónmédica)

¿Se previene? ¿se podría hacer más? ¿se podría recurrir al PAIME? ¿Qué se puede hacer desde la prevención riesgos laborales?

Miguel Quintana Sancho

Gestión de la edad en la PRL

aptitud

En fecha 20/10/14, Dolores Rico García publicó en infoprevención.com un artículo titulado:

 

La gestión de la edad en el trabajo. Un reto también para los técnicos de prevención:

“..Si cogiéramos una veintena de evaluaciones de riesgos…¿en cuántas de ellas se estaría considerado el factor edad? o dicho de otro modo, ¿se evalúan los factores de riesgo considerando la presencia de los trabajadores de edad (aquellos mayores de 55 años) en un determinado puesto de trabajo?..”

“…El envejecimiento es un proceso natural en el que se producen cambios en tejidos, órganos, en definitiva en nuestro organismo. El envejecimiento produce cambios en el sistema cardiovascular (mayor riesgo de insuficiencia cardíaca), respiratorio (disminuye capacidad pulmonar), sistema musculoesquelético (menor masa muscular, densidad ósea..), sistema neurológico así como cambios importantes en sentidos como la vista (disminuye visión nocturna, agudeza visual..) o el oído (pérdida auditiva en algunas frecuencias) que hacen que la edad pueda influir einteraccionar con algunos requerimientos del puesto de trabajo desempeñado por un trabajador de edad, incrementando la probabilidad de sufrir un accidente laboral o enfermedad profesional.

Los trabajadores de edad no son un colectivo especialmente protegido o amparado por la Ley de Prevención de riesgos laborales, como lo son las trabajadoras embarazadas o los menores de edad, sin embargo, la edad puede hacer al trabajador especialmente sensible a un determinado riesgo y por tanto estamos en la obligación de protegerle aplicando por un lado el principio previsto en el art. 15.1.d sobre adaptación del trabajo a la persona y de otro lado el art. 25 sobre de trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos.

La pregunta ahora es ¿cómo integramos la edad en la gestión de la Prevención de Riesgos Laborales?

Vamos a intentar dar respuesta a la pregunta señalando algunas de las actividades clave para integrar la edad en la gestión de la Prevención de Riesgos Laborales:

(sigue leyendo en el artículo original)…”

 

 

Los trabajadores sanitarios también envejecen ¿tienes en cuenta el factor edad en las evaluaciones de riesgos?

Miguel Quintana Sancho

 

El TSJ desestima la acusación de acoso a un médico, pero falla una indemnización de 18.500 euros

justicia

Un médico gana un pleito a Sanidad por 15 años de trabajo en un sotano. (Fuente: El Norte de Castilla)

“…El TSJ desestima la acusación de acoso, pero falla una indemnización de 18.500 euros porque se le separó de su unidad en el Clínico de Zamora…”

“…Dieciocho años.  Es el tiempo de reclamaciones, quejas, denuncias y lucha de un médico del Hospital Virgen de la Concha de Zamora por sentirse acosado laboralmente por la anterior gerencia del centro asistencial….”.

“…El facultativo estuvo relegado a un habitáculo sin ventilación ni casi luz natural y aislado del resto del personal de su unidad que seguía en la ubicación de la primera planta durante quince años, desde 1998 hasta el año 2013…”

Sigue leyendo.

Miguel Quintana Sancho

Compañeros tóxicos para la salud

14155379663027

Ilustración: Santiago Sequeiros

Te recomendamos la lectura completa de este artículo publicado en Diario “El Mundo”, en el que además de la descripción  de los compañeros tóxicos, se dan recomendaciones para que no nos afecte nuestra salud:

  • En algún momento de nuestra vida nos hemos cruzado, o si no seguramente lo hagamos, con gente tóxica por el camino. Personas que de algún modo ponen nuestro mundo patas arriba y provocan desajustes en nuestra salud física y mental. Pueden poner de los nervios, inducir ansiedad, irritabilidad, amainar incluso nuestra autoestima y, en el peor de los casos, contribuir o generar depresiones importantes. Estas relaciones tóxicas se dan no sólo en parejas sino también con amigos, compañeros de trabajo, o incluso con familiares.
  • Muchas bajas laborales están inducidas por malas relaciones con compañeros o jefes que contagian negatividad, estrés y agresividad.
  • “Del 50% al 60% de las ausencias al trabajo que se producen al año están ocasionadas por situaciones de estrés”.
  • Algunos de los rasgos característicos que configuran este patrón son la manipulación, el pasar de un extremo a otro (un día soy muy simpático contigo y otro día soy todo lo contrario), o el mentir de forma constante y justificar esa mentira siempre culpando a los demás. Un rasgo muy característico es que en las discusiones suelen llevarlas siempre al terreno de lo personal en vez de centrarse en el foco de la discusión en sí.

En la entrada de 21/03/13, titulada Compañeros de trabajo como riesgo psicosocial, hacíamos mención a varios artículos que también trataban este mismo tema, tan importante y que tanto daño a la salud puede hacer.

Miguel Quintana Sancho

Concienciación sobre los accidentes laborales de tráfico

10690027_829600190445022_3490478764138718100_n

Más del 70% de los accidentes laborales son accidentes de tráfico producidos al ir o al volver al trabajo. El estrés, las prisas y la presión generados por los jefes, clientes y entorno familiar, tiene mucho que ver. Acabar con ellos es una responsabilidad de todos, porque sólo entre todos podemos evitarlos.

AF_Grafica_Itinere_ok

Tu trabajo más urgente es seguir vivo” y “No es necesario estar en la carretera para provocar un accidente” son los eslóganes de la nueva campaña informativa que la Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha y que se extenderá hasta finales del mes de septiembre.  Su objetivo es hacer llegar a la población un mensaje de prudencia ante el riesgo de sufrir un accidente laboral al ir o volver del trabajo. El año pasado se registraron en España 52.411 accidentes laborales de tráfico con víctimas, lo que representa el 11% del total de los accidentes de trabajo. De estos accidentes, el 72,5% fueron accidentes ‘in itinere’ (38.010), aquellos que se produjeron al ir o volver del trabajo; y el 23,2% restante fueron en misión, es decir, durante la jornada laboral.

 

¡¡No dejes de ver el video de la campaña!!

 

Miguel Quintana Sancho

%d bloggers like this: