¿Discapacidad reconocida implica necesariamente que sea trabajador especialmente sensible?

Captura de pantalla 2016-06-15 a las 23.34.17.png

Es muy interesante y recomendable la lectura de este DOCUMENTO INFORMATIVO del INVASSAT de noviembre de 2015 sobre el “CRITERIO PARA LA CONSIDERACIÓN DE UN TRABAJADOR COMO ESPECIALMENTE SENSIBLE A DETERMINADOS RIESGOS DEL TRABAJO”.

El INVASSAT (Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo) es el órgano científico-técnico en materia de prevención de riesgos laborales de la Administración de la Generalitat Valenciana.

Todo lo expuesto se corresponde con el criterio que sobre el particular tiene este instituto y se emite a título meramente informativo y no vinculante.

El objeto del presente criterio es aclarar cuando, con carácter general, un trabajador debe ser considerado como especialmente sensible a los riesgos derivados del trabajo.

Se  indica que:

“…aunque un trabajador padezca una discapacidad reconocida, si ésta no está relacionada con los factores de riesgo existentes en el puesto, al trabajador NO se le deberá considerar como especialmente sensible a los mismos, ya que de hecho no lo sería.  En caso contrario se podría incurrir en discriminación pues no resultaría necesaria una mayor protección por el hecho de padecer una discapacidad….” .

Es muy aconsejable la lectura completa del documento, que además sólo contiene 2 páginas.

Miguel Quintana Sancho

Rehabilitación cardíaca y Reincorporación laboral

tapa

Se pueden descargar los diferentes capítulos y temas del Manual de Enfermería sobre Prevención y Rehabilitación Cardíaca (2009), entrando en la Asociación Española de Enfermería en Cardiología, pero el que queremos destacar entre todos ellos es,  el capítulo 9 sobre reincorporación laboral.

En el manual se indica que el profesional de enfermería juega un papel muy importante en estos Programas de Rehabilitación Cardíaca, por lo que consideramos que esta información también es muy importante para la práctica diaria de la Enfermería del Trabajo.

Para valorar la reincorporación laboral, es imprescindible conocer la situación cardiológica del individuo, la capacidad física, el puesto de trabajo que ocupa y las condiciones en las que lo realiza.

Los programas de Rehabilitación Cardíaca que actúan a nivel físico y psicológico agilizan la vuelta al trabajo, mejoran la confianza y estado de ánimo del propio trabajador y ayudan a que esta reincorporación laboral no la viva de forma traumática, ni preocupante.

Inma Valmaña

Discapacidad, Incapacidad Temporal (IT) e Incapacidad Permanente (IP).

concepto-de-legislacion

Con frecuencia, se suelen confundir estos tres conceptos, y además hay veces que se sigue utilizando terminología desfasada: Minusvalía, Incapacidad Laboral Transitoria (ILT) e Invalidez.

        Discapacidad: La presentan aquellas personas con deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, pueden impedir su participación plena y efectiva en la sociedad en igualdad de condiciones con los demás.

        Incapacidad Temporal (IT): Tendrán la consideración de situaciones determinantes de incapacidad temporal:

a) Las debidas a enfermedad común o profesional y a accidente, sea o no de trabajo, mientras el trabajador reciba asistencia sanitaria de la Seguridad Social y esté impedido para el trabajo, con una duración máxima de 365, prorrogables por otros 180 días cuando se presuma que durante ellos puede el trabajador ser dado de alta médica por curación.

b) Los períodos de observación por enfermedad profesional en los que se prescriba la baja en el trabajo durante los mismos, con una duración máxima de seis meses, prorrogables por otros seis cuando se estime necesario para el estudio y diagnóstico de la enfermedad.

        Incapacidad Permanente (IP):  Situación del trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito y de haber sido dado de alta médicamente, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral.

Grados de Incapacidad:

1. La invalidez permanente, cualquiera que sea su causa determinante, se clasificará con arreglo a los siguientes grados:

a) Incapacidad permanente PARCIAL para la profesión habitual.

b) Incapacidad permanente TOTAL para la profesión habitual.

c) Incapacidad permanente ABSOLUTA para todo trabajo.

d) GRAN INVALIDEZ.

2. Se entenderá por profesión habitual, en caso de accidente, sea o no de trabajo, la desempeñada normalmente por el trabajador al tiempo de sufrirlo. En caso de enfermedad común o profesional, aquélla a la que el trabajador dedicaba su actividad fundamental durante el período de tiempo, anterior a la iniciación de la incapacidad, que reglamentariamente se determine.

3. Se entenderá por incapacidad permanente parcial para la profesión habitual la que, sin alcanzar el grado de total, ocasione al trabajador una disminución no inferior al 33 por 100 en su rendimiento normal para dicha profesión, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma.

4. Se entenderá por incapacidad permanente total para la profesión habitual la que inhabilite al trabajador para la realización de todas o de las fundamentales tareas de dicha profesión, siempre que pueda dedicarse a otra distinta.

5. Se entenderá por incapacidad permanente absoluta para todo trabajo la que inhabilite por completo al trabajador para toda profesión u oficio.

6. Se entenderá por gran invalidez la situación del trabajador afecto de incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesite la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos.

Miguel Quintana Sancho

Plazas MIR para discapacitados

aptitud2

En el Diario Médico del 8 al 14 de abril de 2013, en su página 13 hay un artículo titulado “Plazas MIR para discapacitados, pero sin protocolo” en el que se indica:

 

–  En la última convocatoria MIR, ya se ha aplicado que al menos un 7% de la totalidad de las plazas ofertadas, se pudieran cubrir por personas con discapacidad, siempre que se acredite que su limitación es compatible con la especialidad a la que se opta.

–  Hay voces que echan en falta una orientación previa al MIR con discapacidad para que pueda elegir su plaza en función de sus limitaciones.

–   No hay ningún documento que diga el grado de discapacidad mínimo para realizar una especialidad y haría falta regular esta cuestión.

–   En Medicina de Familia “…es importante que la discapacidad no limite los sentidos ya que son nuestra tecnología…”

–   Es una faena para los aspirantes que después de elegir una especialidad les digan que no están capacitados.

–   Las Sociedades científicas, las Comisiones y Sanidad deberían trabajar para articular la elección de la especialidad en función de las limitaciones.

–  La tarea de decidir, sobre si los médicos con una discapacidad pueden alcanzar las competencias de su programa formativo o de ejercer en sus respectivas especialidades en el caso de que les sobrevenga un problema que les limite en su desempeño, es competencia del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales (SPRL), adscrito a la Comisión de Docencia que corresponda y dependiente del Servicio de Salud responsable del contrato del MIR.

–   Como la firma del contrato del Mir está supeditada al examen médico, es obligatorio superarlo al inicio de la formación para determinar que no se padece una discapacidad que limite la adquisición de conocimientos, competencias y habilidades necesarios.

–  En el caso de que el MIR tenga limitaciones para la especialidad elegida, se ADAPTARÁ su puesto de trabajo dentro de las posibilidades de la organización.  Si no es posible, se le considerará NO APTO y se hará un informe dirigido a Ordenación Profesional, especificando los objetivos y competencias que no puede adquirir por su limitación.  A partir de ahí, Sanidad entrevistará al adjudicatario y valorará su caso.  En ocasiones, le podrá dar la opción de cambiar de especialidad.

–  Aunque no se puede generalizar, las especialidades en los troncos de Imagen Clínica, Psiquiatría y Laboratorio y Diagnóstico Clínico, una vez se aprueba la troncalidad, tienen menos limitaciones de acceso que las del tronco médico o quirúrgico, donde hay causas objetivas  que dificultarían su práctica, como las alteraciones severas de la visión, físicas o funcionales de los miembros superiores, neurológicas o mentales.

–   En Psiquiatría no serían admisibles problemas que distorsionen la imagen o dificulten la comunicación.

–  La discapacidad que más preocupa es la psiquiátrica, que apenas se valora.

–  Cada especialidad médica, con su programa formativo, tiene unas exigencias y habilidades tan diferentes y heterogéneas como las combinaciones de limitaciones que pueden afectar a cualquier persona.

–   El certificado de aptitud médica emitido por los Médicos del Trabajo tras el reconocimiento médico laboral a los trabajadores, debe tener en cuenta la legislación vigente (puede haber restricciones y no aptitudes que emanan del cumplimiento normativo), así como la evaluación de riesgo del puesto de trabajo, las medidas preventivas adoptadas, la historia clínico-laboral y los datos de anamnesis, exploración y pruebas complementarias recogidas en el reconocimiento médico.

–  Aunque los Médicos del Trabajo manejan datos colectivos, la aptitud ha de ser individual “…de un médico, en este caso, para un puesto de trabajo con las características de cada uno de ellos…”.

–  De este análisis se derivará: Una aptitud sin restricciones, con restricciones para determinadas tareas o actividades del puesto de trabajo, o una NO APTITUD.

–   No hay que olvidar las adaptaciones del puesto de trabajo, que, en ocasiones hay que aplicar en médicos con discapacidad reconocida sin que suponga su separación del puesto de trabajo.

(Fuente: Diario Médico)

Miguel Quintana Sancho

Noticias breves de actualidad

El baremo de valoración de la discapacidad será único.  (Diario Médico 01/10/12)

El Consejo de Ministros de la semana pasada aprobó un nuevo baremo de valoración de la discapacidad, que en adelante, será igual para todas las Comunidades Autónomas (CCAA).

El cambio consiste en establecer un único baremo en todas las CCAA para determinar cuándo es necesaria la asistencia de una tercera persona, tanto por discapacidad como por dependencia.

Los recortes duplican en un año las plazas MIR sin presupuesto. (Diario Médico 25/09/12)

Según el listado definitivo de plazas MIR, publicado en el BOE, sólo hay cuatro especialidades (Medicina familiar y Comunitaria, Medicina del Trabajo, Pediatría y Cirugía Pediátrica) que no se verán afectadas por el cupo autonómico.

El Hospital la Fe de Valencia, acreditado para formar en todas las especialidades. (Diario Médico 26/09/12)

El Hospital Universitario y Politécnico la Fe, es el primero de la autonomía y el octavo de España en ofrecer formación MIR en todas las especialidades médicas y quirúrgicas reconocidas, tras haber recibido recientemente la acreditación docente para formar a residentes en la especialidad de Dermatología.  En noviembre pasado, ocurrió lo mismo con Reumatología.

Según datos de la última elección de plazas MIR, el Hospital la Fe es el 3º Hospital preferido por los residentes para cursar la especialidad, por detrás del Clínico de Barcelona y el 12 de Octubre de Madrid.

Miguel

Discapacidad física o psíquica

El passat dia 3 d’agost es va publicar en el BOE la llei 26/2011,  ja vigent, que modifica molts aspectes a tindre en compte respecte a les persones amb discapacitat física o psíquica.

“…Son personas con discapacidad aquellas que presenten deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con los demás…”.

Miguel

Publicat en el BOE, la modificació del Codi Tècnic d’Edificació (CTE)

El 11/03/10 es va publicar en el BOE, el RD 173/2010 de 19 de febrer per el que es modifica el Codi Tècnic de l’Edificació (CTE), aprovat per RD 314/2006 de 17 de març, en matèria d’accessibilitat i no discriminació de les persones en discapacitat.
L’estreta relació existent entre les noves exigències d’accessibilitat i el requisit bàsic ja present en el Codi Tècnic de l’Edificació «Seguretat d’utilització (EL SEU)», moltes de les condicions del qual afecten, igual que les d’accessibilitat, als elements de circulació dels edificis, ha fet aconsellable unir ambdós requisits bàsics en un només, el qual passa a denominar-se «Seguretat d’Utilització i Accessibilitat (SUA)» així com, conseqüentment, desenrotllar les dites condicions en un mateix document bàsic, el qual es passa a denominar «DB-SUA Seguretat d’Utilització i Accessibilitat».
Com a excepció a l’anterior, les condicions d’evacuació de les persones amb discapacitat en cas d’incendi, s’incorporen al requisit bàsic «Seguretat en cas d’incendi» (SI) i al seu Document Bàsic (DB SI), els quals no precisen canviar la seua denominació.
Teniu tota l’informació detallada en el BOE:
Miguel

%d bloggers like this: