Enfermedades profesionales

enfermedad-profe

        “…Según el artículo 157 de la LGSS (Ley General de la Seguridad Social) un trabajador tiene derecho a la cobertura por enfermedad profesional si dicha enfermedad ha sido contraída a consecuencia del trabajo en las actividades que se especifican en el cuadro de enfermedades profesionales aprobado por RD 1299/2006 y está provocada por la acción de los elementos o sustancias que se indiquen en dicho cuadro.

         Y también por aplicación del art. 156 de la LGSS que reconoce que las enfermedades no catalogadas en el cuadro de enfermedades profesionales, que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, serán consideradas accidente de trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo causa exclusiva en la ejecución del mismo.

       En la actualidad el sistema de notificación CEPROSS (Comunicación de Enfermedades Profesionales en la Seguridad Social) recaba información de las patologías sufridas por los trabajadores que están incluidas en el cuadro de enfermedades profesionales.

       Si bien, se pretende ampliar esta información incluyendo las enfermedades reconocidas en aplicación del citado art.156 de la LGSS. El sistema PANOTRATSS se ha diseñado con el objetivo de comunicar las patologías no traumáticas causadas por el trabajo. Esta base de datos recogerá las enfermedades no incluidas en la lista de enfermedades profesionales que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo. También contendrá las enfermedades o defectos, padecidos con anterioridad por el trabajador, que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente…”

Fuente:  OBSERVATORIO DE ENFERMEDADES PROFESIONALES (CEPROSS) Y DE ENFERMEDADES CAUSADAS O AGRAVADAS POR EL TRABAJO (PANOTRATSS). INFORME ANUAL 2016.

Miguel Quintana Sancho

 

Anuncis

TME en el entorno laboral

VIURE_EN_SALUT_95

En la revista “viure en salut” nº 95, titulada trastornos músculo-esqueléticos, hay un artículo de D. Pedro Guillén Robles (Médico del Trabajo y Ergónomo) sobre “trastornos músculo-esqueléticos en el entorno laboral”, en el que entre otros, se indica:

Los Trastornos Músculo-Esqueléticos (TME) de origen laboral son un conjunto de lesiones en los músculos, tendones, nervios, ligamentos, huesos o articulaciones que están causadas o se agravan por el trabajo que se realiza. Abarcan una extensa gama de problemas de salud.  Se les puede dividir en dos grupos de principales: dolor y lesiones dorso-lumbares y lesiones causadas por esfuerzos repetitivos. Pueden afectar tanto a las extremidades superiores como a las inferiores, y está demostrado que tienen una estrecha relación con el trabajo.

Cuando se originan por traumatismos agudos se consideran accidentes de trabajo.  Aunque la mayoría de los TME se deben a molestias de aparición lenta y de carácter inofensivo en apariencia, por lo que se suele ignorar el síntoma hasta que se hace crónico y aparece el daño permanente, debido a microtraumatismos repetidos y acumulativos resultado de una exposición continua a posturas forzadas, a movimientos repetitivos y/o a la manipulación manual de cargas, originando enfermedades profesionales o enfermedades relacionadas con el trabajo.

En España durante el año 2011 ocurrieron 501.579 accidentes laborales durante la jornada laboral, de los cuales 197.381 fueron por sobreesfuerzo, esto supone casi un 40% de los accidentes.  Igualmente, se notificaron a través del sistema CEPROSS 12.8891 trastornos músculo-esqueléticos, lo que representa un 71,1% del total de enfermedades profesionales comunicadas en ese año.

Los TME en nuestro país, al igual que en la Unión Europea de 27 estados, son un problema laboral que requiere por parte de la administración y de los Servicios de Prevención de un análisis profundo, con el objetivo de diseñar medidas preventivas

La disciplina preventiva, recogida por la Ley de PRL (ley 31/1995) que se encarga de la identificación y evaluación de los riesgos que pueden provocar alteraciones osteomusculares, así como de la prevención de los mismos es la ERGONOMÍA, que se puede definir como “la adaptación del trabajo  a la persona”, que además de tener en cuenta la evaluación de las condiciones ambientales del entorno laboral (temperatura, ruido, vibraciones, ,..) tiene en cuenta la edad, características individuales, medidas antropométricas y carga física de trabajo.

Existen múltiples métodos ergonómicos para poder evaluar si existe o no riesgo de sufrir TME, la elección del mismo depende de varios factores como por ejemplo del tipo de tarea que se pretende analizar y del factor de riesgo a evaluar.  A continuación se citan según el factor de riesgo:

Posturas forzadas:

–  Método OWAS (Owako working Posture Analysis System). Instituto Finés de la Salud Ocupacional.

–  POSTURE TARGETTING (Universidad de Birmingham. Reino Unido)

–  RULA (Instituto de Ergonomía Ocupacional.  Reino Unido)

–  VIRA (Consejo Nacional para la Seguridad y Salud Laboral.  Suecia)

–  ARBAN (Fundación para la Investigación de la Seguridad y Salud laboral.  Suecia)

–  PEO (Instituto Nacional Sueco de la Salud Ocupacional)

–  ERGO-IBV (Instituto Biomecánica de Valencia)

Manipulación manual de cargas:

–  Método del INSHT

–  Método NIOSH

–  Método de SNOOK Y CIRELLO

Movimientos repetitivos:

–  Método ERGO-IBV (del Instituto de Biomecánica de Valencia)

–  Método de STRAIN INDEX

–  Método de OCRA

 

A la hora de adoptar MEDIDAS PREVENTIVAS, deben tenerse en cuenta los siguientes aspectos:

Lugar de trabajo. Evitar que los trabajadores realicen actividades que requieran aplicar mucha fuerza en posturas incómodas y estáticas.

Equipo de trabajo: Las herramientas ¿son ergonómicas? ¿pueden utilizarse herramientas motorizadas?

Trabajadores: Deben recibir formación,…

Actividades laborales: reducir las exigencias físicas del trabajo mediante una disminución de la fuerza necesaria, las tareas repetitivas, las posturas incomodas y/o vibraciones, mediante nuevas herramientas o métodos de trabajo

Gestión del trabajo: Mejor planificación del trabajo o la implantación de sistemas de trabajo seguros, reasignar tareas entre los trabajadores para reducir los movimientos repetitivos, la aplicación de fuerza con las manos y los movimientos de inclinación y torsión del cuerpo

Punto de vista organizativo: Organización de pausas y la rotación de tareas. La empresa debe comprometerse en la identificación y control de los factores de riesgo de los TME.

Puedes leer el artículo completo pinchando el siguiente enlace: Viure en salut nº 95 gener 2013.

Miguel Quintana Sancho

Sols s’han reconegut 14 casos de càncer d’origen laboral en 2012

CEPROSS-31Sense comentaris

%d bloggers like this: