Gestión de la edad en la PRL

aptitud

En fecha 20/10/14, Dolores Rico García publicó en infoprevención.com un artículo titulado:

 

La gestión de la edad en el trabajo. Un reto también para los técnicos de prevención:

“..Si cogiéramos una veintena de evaluaciones de riesgos…¿en cuántas de ellas se estaría considerado el factor edad? o dicho de otro modo, ¿se evalúan los factores de riesgo considerando la presencia de los trabajadores de edad (aquellos mayores de 55 años) en un determinado puesto de trabajo?..”

“…El envejecimiento es un proceso natural en el que se producen cambios en tejidos, órganos, en definitiva en nuestro organismo. El envejecimiento produce cambios en el sistema cardiovascular (mayor riesgo de insuficiencia cardíaca), respiratorio (disminuye capacidad pulmonar), sistema musculoesquelético (menor masa muscular, densidad ósea..), sistema neurológico así como cambios importantes en sentidos como la vista (disminuye visión nocturna, agudeza visual..) o el oído (pérdida auditiva en algunas frecuencias) que hacen que la edad pueda influir einteraccionar con algunos requerimientos del puesto de trabajo desempeñado por un trabajador de edad, incrementando la probabilidad de sufrir un accidente laboral o enfermedad profesional.

Los trabajadores de edad no son un colectivo especialmente protegido o amparado por la Ley de Prevención de riesgos laborales, como lo son las trabajadoras embarazadas o los menores de edad, sin embargo, la edad puede hacer al trabajador especialmente sensible a un determinado riesgo y por tanto estamos en la obligación de protegerle aplicando por un lado el principio previsto en el art. 15.1.d sobre adaptación del trabajo a la persona y de otro lado el art. 25 sobre de trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos.

La pregunta ahora es ¿cómo integramos la edad en la gestión de la Prevención de Riesgos Laborales?

Vamos a intentar dar respuesta a la pregunta señalando algunas de las actividades clave para integrar la edad en la gestión de la Prevención de Riesgos Laborales:

(sigue leyendo en el artículo original)…”

 

 

Los trabajadores sanitarios también envejecen ¿tienes en cuenta el factor edad en las evaluaciones de riesgos?

Miguel Quintana Sancho

 

Criterios de aptitud para trabajadores del ámbito sanitario

paginas_desdeguia_de_criterios_de_aptitud_para_trabajadores_del_ambito_sanitario

Hoy 27 de febrero de 2015, se ha publicado en la web del Instituto de Salud Carlos III, la “Guía de criterios de aptitud para trabajadores del ámbito sanitario“.

Destacamos tres  puntos que se indican en su presentación:

“…La aptitud para el trabajo, es una decisión que corresponde al médico del trabajo, y es el resultado de enfren­tar el estado de salud del trabajador en base a la información clínica, con los requerimientos psico-físicos que implica el desempeño de su actividad profesional. Decisión que se dirige tanto a evitar daños para la salud del propio trabajador y para terceros, como a recuperar la normalidad de parámetros psico-físicos, aunque estos no supongan en sí mismos una enfermedad.

La repercusión de un dictamen de aptitud, no aptitud o aptitud con limitaciones no solo se traduce en términos de salud, sino también en términos de organización, métodos y equipos de trabajo, modificaciones del puesto de trabajo, adopción de medidas de protección colectiva o individual, pudiéndose añadir además consecuen­cias sociales que pueden afectar a la estabilidad laboral de trabajador.

La oportunidad e importancia de esta guía, viene dada por la relevancia de las repercusiones del pronuncia­miento sobre la aptitud, mucho más cuando abordamos un sector especialmente complejo, desde el punto de vista de la exposición y variabilidad de riesgos como lo es el Sector Sanitario…”.

Miguel Quintana Sancho

La Psicología Forense en el ámbito laboral: Una aproximación teórica

imagesCAPEM8SJ

Te recomendamos la lectura del artículo publicado en Praxis, Revista de Psicología, titulado:

La Psicología Forense en el ámbito laboral: una aproximación teórica.

“…La psicología jurídica, como especialidad profesional del psicólogo, ha tenido un desarrollo exponencial en las últimas décadas, tratándose de un campo consolidado dentro de la psicología aplicada. Dentro de la psicología jurídica destaca especialmente por su carácter eminentemente práctico la psicología forense, especialización clásica dentro del mundo de la psicología en países anglosajones y que en Latinoamérica ha comenzado a tomar una especial relevancia en los últimos años…”

“…En la presente aproximación teórica se pretenden analizar los aspectos fundamentales de la psicología forense en el ámbito laboral y los supuestos en los que adquiere mayor relevancia, como son la valoración de la capacidad para el trabajo o las implicaciones de los riesgos psicosociales (estrés laboral, burnout, mobbing) para la salud de los trabajadores y sus repercusiones forenses…”.

MiguelQS

Despido improcedente de un trabajador con trastorno bipolar

Te recomendamos la lectura de este artículo que ha sido publicado en la última revista de Archivos de Prevención de Riesgos Laborales (enero-marzo de 2013), no disponible vía digital.

Autores: María Teófila Vicente Herrero, Miguel Ruiz-Flores Bistuer, José Ignacio Torres Alberich, Luisa Capdevila García, María Victoria Ramírez Iñiguez de la Torre, María Jesús Terradillos García, Ángel Arturo López González.

scsmt_prl

 Resumen:

“…Se describe el caso de un trabajador con trastorno bipolar que es despedido por ineptitud sobrevenida tras informe previo de NO APTITUD como resultado del reconocimiento periódico de vigilancia de la salud. El magistrado consideró nulo el despido por no ajustarse a lo estipulado en el art. 52 a) del Estatuto de los Trabajadores. La integración socio-laboral de las personas con trastorno bipolar comporta dificultades tanto por las características clínicas de la patología como por su curso crónico y limitaciones asociadas al tratamiento continuado. Ello requiere la valoración de aptitud laboral por parte del médico del servicio de prevención y las actuaciones preventivas pertinentes en las empresas, debiéndose AGOTAR TODAS LAS OPCIONES ADAPTATIVAS antes de plantearse situaciones extremas como la consideración de ineptitud sobrevenida y el despido subsiguiente. El objetivo prioritario debe ser la integración socio-laboral del afectado sin que ello genere riesgos para el propio trabajador o para otras personas…”.

 Además del Resumen, interesa leer las tres partes del artículo, introducción, descripción del caso y discusión.

En el apartado de discusión, se indica que “…en la sentencia no se hace referencia a que desde el punto de vista de la prevención se hubieran agotado las opciones adaptativas o restrictivas concordantes con las limitaciones del trabajador ni que se hubiera demostrado la imposibilidad de cambio de puesto, conforme establece la Ley de Prevención de Riesgos Laborales…”.

LPRL

Miguel Quintana Sancho 

Decálogo de la valoración de la aptitud para trabajar

Este artículo fue publicado en la revista Archivos de Prevención de Riesgos Laborales en el año 2007.

scsmt_prl

Resumen

“…La valoración de la aptitud para trabajar es la evaluación de la capacidad psicofísica del individuo para realizar su trabajo sin riesgo para su propia salud o la de otros. A pesar de ser una actividad relevante de la medicina del trabajo, no existen en España criterios claros o recomendaciones para su realización. Se organizó un TALLER DE EXPERTOS con el fin de analizar los criterios y métodos utilizados al valorar la aptitud e iniciar una reflexión científico-técnica sobre este tema en nuestro país. Fruto de ello, y sobre la base de las evidencias científicas existentes y las buenas prácticas profesionales en el ámbito internacional, se ha elaborado un DECÁLOGO que pretende aportar criterios técnicos para una mejor ordenación de la práctica profesional en este campo. Se trata de diez principios básicos para la realización de la valoración de la aptitud para trabajar  en el ámbito de la medicina del trabajo….”

Como siempre, intentamos animarte a que leas el decálogo, con algunas de las afirmaciones y preguntas, cuya contestación se explica en el artículo:

– “…El médico del trabajo, por su conocimiento especializado de la interacción entre el trabajo y la persona, es el profesional idóneo para determinar si un trabajo concreto requiere o no la evaluación de las capacidades psicofísicas del trabajador, así como para definir cuáles son concretamente aquellas capacidades sin las cuales el trabajador no podría llevar a cabo las funciones esenciales de ese trabajo y con qué criterios deben ser valoradas…”

– “…La concordancia entre médicos de trabajo en la interpretación y utilización de pruebas médicas de valoración de la aptitud para trabajar es baja, y también lo es la sensibilidad de los exámenes médicos previos a la contratación para identificar candidatos no aptos…”.

– “…¿Qué es una adaptación razonable?…”

– “…La valoración de la aptitud para trabajar debe realizarse preservando los derechos de no discriminación, confidencialidad, intimidad, información y equidad….”

– “…¿Qué ocurre si un/a trabajador/a no está de acuerdo con el resultado de la evaluación sanitaria de su aptitud para trabajar?…”

“…Existe un consenso general en la literatura científica de que la responsabilidad del médico de trabajo es la de ASESORAR al empresario respecto de la aptitud para trabajar, mientras que la DECISIÓN FINAL corresponde al propio empresario…”

Miguel Quintana Sancho

Vigilancia de la salud CONTRA los trabajadores

En el número 51 de la revista porExperiencia.com (enero 2011), hay un artículo de D. José Manuel Rodríguez titulado “vigilancia de la salud CONTRA los trabajadores” que consideramos vale la pena leer con atención, para sacar nuestras propias conclusiones y tenerlas en cuenta en el momento de emitir informes.  Se comentan casos de una pinche de cocina, un celador y una auxiliar de enfermería.

“…Las empresas pervierten los instrumentos preventivos para justificar despidos…”  

“…El colmo de las malas prácticas en cuanto a la vigilancia de la salud es cuando se utiliza para despedir trabajadores.  En relación a esta interpretación perversa de la ley encontramos también algunos casos de ineptitud sobrevenida…”

Miguel

Valoración de la aptitud para trabajar

Siguiendo con la valoración de la aptitud para trabajar, de la que ya pusimos una entrada el día 24/01/11, se mencionaba en el enlace un documento sobre un Grupo de Trabajo sobre la Valoración de la Aptitud para Trabajar, integrado por distintos expertos y expertas en el marco de la Cátedra de Medicina del Trabajo de la Universidad Pompeu Fabra y MC Mutual.  Pues bien, aunque el documento sea del 2006, es muy interesante y útil para nuestra práctica diaria, por lo que hemos considerado que debería estar aquí.

 A continuación ponemos parte del prólogo y del preámbulo:

“…La publicación “Valoración de la aptitud para trabajar” es el resultado de un intenso proyecto, llevado a cabo por un grupo de expertos en Medicina del Trabajo, cuyo objetivo ha sido la definición de criterios técnicos que contribuyan a una mejor ordenación de la práctica profesional en este campo.

Especialistas de toda España han recopilado las evidencias científicas existentes y han consensuado las buenas prácticas profesionales plasmadas en este manual, en el marco de unos talleres, organizados por la Cátedra MC MUTUAL-UPF de Medicina del Trabajo entre los años 2005 y 2006.

“Valoración de la aptitud para trabajar” es un documento práctico que fija unos criterios con la intención de facilitar el juicio médico de idoneidad o compatibilidad entre la salud de una persona y las exigencias de un determinado puesto de trabajo.

 La valoración de la aptitud para trabajar se define como la evaluación de la capacidad psicofísica del individuo para realizar su trabajo sin riesgo para su propia salud o la de otros.

Los principios que se ofrecen a continuación son fruto del consenso conseguido entre un grupo de expertos españoles en medicina del trabajo (recogido al principio de este documento), sobre la base de la recopilación de las evidencias científicas existentes (que se presenta a continuación de este apartado). Son, por tanto, el resultado de una reflexión científico-técnica realizada independientemente de la regulación normativa vigente y cuya pretensión es aportar criterios técnicos para una mejor ordenación de la práctica profesional en este campo.

Con el fin de clarificar algunos conceptos y términos clave, al final de este documento se incluye un glosario…”

Miguel

%d bloggers like this: