¿Discapacidad reconocida implica necesariamente que sea trabajador especialmente sensible?

Captura de pantalla 2016-06-15 a las 23.34.17.png

Es muy interesante y recomendable la lectura de este DOCUMENTO INFORMATIVO del INVASSAT de noviembre de 2015 sobre el “CRITERIO PARA LA CONSIDERACIÓN DE UN TRABAJADOR COMO ESPECIALMENTE SENSIBLE A DETERMINADOS RIESGOS DEL TRABAJO”.

El INVASSAT (Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo) es el órgano científico-técnico en materia de prevención de riesgos laborales de la Administración de la Generalitat Valenciana.

Todo lo expuesto se corresponde con el criterio que sobre el particular tiene este instituto y se emite a título meramente informativo y no vinculante.

El objeto del presente criterio es aclarar cuando, con carácter general, un trabajador debe ser considerado como especialmente sensible a los riesgos derivados del trabajo.

Se  indica que:

“…aunque un trabajador padezca una discapacidad reconocida, si ésta no está relacionada con los factores de riesgo existentes en el puesto, al trabajador NO se le deberá considerar como especialmente sensible a los mismos, ya que de hecho no lo sería.  En caso contrario se podría incurrir en discriminación pues no resultaría necesaria una mayor protección por el hecho de padecer una discapacidad….” .

Es muy aconsejable la lectura completa del documento, que además sólo contiene 2 páginas.

Miguel Quintana Sancho

Envejecimiento activo saludable y condiciones de trabajo en el Sector Sanitario

cartel_ix_congreso_sprl

Muy recomendable la lectura de este artículo que fue publicado el 04/01/16 en la revista rhsaludable, cuyo enlace puedes acceder desde aquí, en el que con motivo del  IX Congreso Nacional de los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales en el Ámbito Sanitario celebrado en el Hospital Universitario 12 de Octubre  fue entrevistado el Dr. Guillermo Soriano Tarín coautor del Estudio sobre el Envejecimiento activo saludable y su relación con las condiciones de trabajo en el sector sanitario o también denominado Proyecto Adapt@geing2.0 que surge con la idea de dar una nueva orientación preventiva al problema del envejecimiento de la población laboral, un riesgo no sólo emergente, sino urgente, tanto a nivel de la EU como de forma muy especial en nuestro país.

Además de la descripción de la idea del proyecto, queremos destacar del artículo y entrevista que:

  • Los profesionales están expuestos a numerosos riesgos para la seguridad y salud laboral, incluidos riesgos biológicos, químicos, ergonómicos y psicosociales.
  • Envejecimiento: factor emergente en las estrategias de PRL en las empresas y especialmente en el sector sanitario.
  • Principales problemas de salud en el sector sanitario: trastornos músculo-esqueléticos (TME) y mentales.
  • Dentro del sector sanitario, tiene mayor riesgo y por lo tanto precisan mayores mejoras en PRL:  auxiliares de enfermería, celadores y personal de servicios auxiliares (lavandería, cocinas, limpieza…).
  • Hay una tendencia a priorizar la atención a los pacientes en detrimento de la seguridad y salud de los trabajadores.
  • Necesidad de hacer de la seguridad y la salud en el trabajo una prioridad y un valor en las organizaciones.
  • Uno de cada 4 trabajadores del sector sanitario manifiesta que su puesto no estaría adaptado para poder desempeñar su trabajo hasta los 65 años, existiendo diferencias significativas entre el sector público o privado, hospitalario o extrahospitalario y según categoría profesional.
  • La promoción del ejercicio físico constituye una de las principales medidas para promover el envejecimiento activo saludable por su impacto sobre el bienestar psicológico, el aumento de fuerza y flexibilidad  o de la capacidad funcional.
  • Vamos hacia una era tecnológica donde las nuevas tecnologías de e-health van a transformar radicalmente el Sector Sanitario.

Fuente: rhsaludable.  La revista de las organizaciones saludables.

 

Puedes leer todos los detalles de la entrevista íntegra, en el enlace que indicamos al principio.

Miguel Quintana Sancho

Guía Práctica de Salud Laboral para la valoración de trabajadores con riesgo de exposición a carga física.

Captura de pantalla 2016-01-21 a las 21.01.15

En la página web del Instituto de Salud Carlos III, ayer 20/01/16, se publicó este documento que ha sido realizado en cooperación entre la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo (ENMT) del Instituto de Salud Carlos III y la Asociación Española de Especialistas en Medicina del Trabajo (AEEMT).

El objetivo principal de la «Guía Práctica de Salud Laboral para la valoración de APTITUD EN TRABAJADORES CON RIESGO DE EXPOSICIÓN A CARGA FÍSICA» es proporcionar una herramienta de consulta que sirva de ayuda a los profesionales sanitarios implicados en la gestión sanitaria de los problemas de salud de los trabajadores expuestos al riesgo de carga física (médicos del Trabajo, médicos de familia, médicos evaluadores del INSS, médicos inspectores, etc.).

En su presentación se indica:

…Sin lugar a dudas poner a disposición del Médico del Trabajo en ejercicio una nueva herramienta para la mejora de la práctica en su actividad preventiva constituye un paso más en el progreso en salud de la población trabajadora, mucho más cuando su contenido aborda uno de los problemas de salud en el trabajo de mayor incidencia como son los trastornos músculo-esqueléticos derivados de la exposición a carga física. 

El concepto de carga física incluye un complejo de situaciones clasificables en dos grandes grupos según su naturaleza biomecánica, diferenciando la sobrecarga estática derivada bien del estatismo postural o del mantenimiento de posturas forzadas y la sobrecarga dinámica derivada de la realización de movimientos repetidos o del manejo manual de cargas. 

La Guía de Aptitud en Trabajadores con Exposición a Carga Física, supone un proyecto que aborda de forma integrada el afrontamiento de estos problemas desde su manejo clínico y preventivo, los criterios sobre la aptitud y la adaptación del puesto de trabajo, hasta los aspectos relacionados con la Incapacidad Laboral tanto Temporal como Permanente…”

Miguel Quintana  Sancho 

Gestión de la edad en la PRL

aptitud

En fecha 20/10/14, Dolores Rico García publicó en infoprevención.com un artículo titulado:

 

La gestión de la edad en el trabajo. Un reto también para los técnicos de prevención:

“..Si cogiéramos una veintena de evaluaciones de riesgos…¿en cuántas de ellas se estaría considerado el factor edad? o dicho de otro modo, ¿se evalúan los factores de riesgo considerando la presencia de los trabajadores de edad (aquellos mayores de 55 años) en un determinado puesto de trabajo?..”

“…El envejecimiento es un proceso natural en el que se producen cambios en tejidos, órganos, en definitiva en nuestro organismo. El envejecimiento produce cambios en el sistema cardiovascular (mayor riesgo de insuficiencia cardíaca), respiratorio (disminuye capacidad pulmonar), sistema musculoesquelético (menor masa muscular, densidad ósea..), sistema neurológico así como cambios importantes en sentidos como la vista (disminuye visión nocturna, agudeza visual..) o el oído (pérdida auditiva en algunas frecuencias) que hacen que la edad pueda influir einteraccionar con algunos requerimientos del puesto de trabajo desempeñado por un trabajador de edad, incrementando la probabilidad de sufrir un accidente laboral o enfermedad profesional.

Los trabajadores de edad no son un colectivo especialmente protegido o amparado por la Ley de Prevención de riesgos laborales, como lo son las trabajadoras embarazadas o los menores de edad, sin embargo, la edad puede hacer al trabajador especialmente sensible a un determinado riesgo y por tanto estamos en la obligación de protegerle aplicando por un lado el principio previsto en el art. 15.1.d sobre adaptación del trabajo a la persona y de otro lado el art. 25 sobre de trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos.

La pregunta ahora es ¿cómo integramos la edad en la gestión de la Prevención de Riesgos Laborales?

Vamos a intentar dar respuesta a la pregunta señalando algunas de las actividades clave para integrar la edad en la gestión de la Prevención de Riesgos Laborales:

(sigue leyendo en el artículo original)…”

 

 

Los trabajadores sanitarios también envejecen ¿tienes en cuenta el factor edad en las evaluaciones de riesgos?

Miguel Quintana Sancho

 

Vuelta al trabajo tras baja laboral

 incapacidad_temporal

El 15/05/14 ya dedicamos una entrada a “Enfermedad crónica. Estrategia y procedimiento de gestión de la vuelta al trabajo –Año 2014”.

logo_INSHT

Faltaba indicar que el INSHT , además de lo publicado en dicha entrada, también publicó en el 2014, un cartel sobre la “Vuelta al trabajo: procedimiento” tras la incapacidad temporal, donde se propone un marco para la gestión de la reintegración del trabajador o trabajadora a su puesto de trabajo desde el momento de la comunicación de la baja laboral hasta su vuelta a la empresa.

En dicho marco para la gestión de la reintegración del trabajador, se propone consensuar con los principales agentes implicados sobre la vuelta del trabajador, con una serie de reglas del juego previamente pactadas y plasmadas en una declaración de principios o política de la empresa, para evitar que surjan problemas.

En el cartel se indica en la parte izquierda lo que ocurre actualmente, y a la derecha lo que se propone.

Aunque no se cita claramente quién realizaría ese seguimiento del trabajador, si que se habla de una vigilancia de la salud y valoración de la aptitud y de la necesidad de medidas preventivas, tras entregar el parte de alta laboral.

Probablemente debe existir otro documento más amplio que explique los detalles de la propuesta.

 

Por otra parte, yo añadiría unas consideraciones sobre las bajas laborales, que pueden complementar la propuesta de dicho cartel:

  • Las bajas laborales se producen cuando el trabajador está incapacitado para la realización de su trabajo.
  • Tras ingresos hospitalarios o por patologías graves, no cabe ninguna duda de la incapacidad laboral del trabajador.
  • Algunas veces, por determinadas patologías, los Médicos de Atención Primaria se tienen que fiar de los trabajadores, cuando les solicitan la baja laboral porque desconocen realmente las tareas habituales que estos realizan.
  • Los Médicos de las Mutuas, cuando realizan las revisiones de los trabajadores en incapacidad temporal, si que disponen de las tareas habituales para valorar la capacidad laboral del trabajador, y si consideran que ya se ha producido una mejoría suficiente que permite realizar su trabajo, emiten propuestas de alta médica que remiten a la Inspección Médica.
  • Entre tanto, los Médicos del Trabajo deberían valorar ya desde el principio de la baja laboral, si el trabajador cuando se incorpore va a precisar algún tipo de adaptación o cambio de puesto de trabajo dentro de la misma empresa.  En el caso de que sea posible dicha adaptación y/o cambio de puesto, este procedimiento agiliza mucho la reincorporación del trabajador.  NO sirve esperar  a que esté de alta, porque muchas veces ya se sabe desde el principio de la baja, que no es aconsejable continuar en el mismo puesto de trabajo, ya que probablemente se va a producir una reagudización de la patología ya existente.
  • No se trata de un control de absentismo por parte de la empresa, sino un interés por agilizar y procurar una reincorporación laboral que no sea traumática para el trabajador y no produzca una agravación de la patología por la que ha estado de baja laboral.
  • Nos consta que muchos Médicos del Trabajo sí que tienen por costumbre hacerlo así, pero como muy bien se ha indicado en el cartel del INSHT, debe haber una declaración de principios o política de la empresa y consensuarlo con todas las partes afectadas para evitar problemas.
  • Una mayor coordinación entre Médicos de Atención Primaria, Médicos de Mutuas, Inspección de Servicios Sanitarios Públicos, Médicos Inspectores del INSS junto con los Médicos del Trabajo, podría conseguir una mejor vuelta al trabajo, con mayores garantías para la salud y seguridad del trabajador y con mayores beneficios para las empresas.

Miguel Quintana Sancho

Ergonomía en el laboratorio: requisitos de diseño de mobiliario y equipos (NTP 1029)

logo_INSHT

En esta Nota Técnica  (NTP 1029) del año 2014, se presentan las principales pautas a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo el diseño ergonómico de un laboratorio desde un punto de vista geométrico así como para elegir y situar el mobiliario en el mismo basadas tanto en las recomendaciones recogidas en la normativa como en criterios técnicos.

(Fuente: INSHT)

Miguel Quintana Sancho

Accidente biológico de trabajador sanitario con fuente VHB +

 

images

Médico Especialista en Cirugía Digestiva, de 57 años, que tras accidente biológico (pinchazo) en quirófano con fuente positiva a VHB, inició a los 3 meses cuadro de anorexia, astenia, nauseas, vómitos, dolor abdominal, febrícula, ictericia y coluria.  Las transaminasas y la bilirrubina estaban elevadas, y la serología del trabajador (ahora paciente) confirmó el diagnosticado de HEPATITIS B.

No declaró el  accidente de trabajo (AT),  ni se le administró la Gammaglobulina hiperinmune (IGHB), ni inició pauta de vacunación de VHB.   Tampoco se pudo declarar enfermedad profesional (EP), por lo que al estar incapacitado para su trabajo, tuvo que permanecer en situación de IT por contingencias comunes durante 4 meses.

En el último examen de salud realizado hace más de 3 años, el trabajador tenía Anti HBs < 10, por lo que desde el SPRL se le ofreció vacunación de la hepatitis B, pero SE NEGÓ a vacunarse, según consta en la historia clínica, porque desde siempre se declara ANTIVACUNAS, sin que quede constancia en documento alguno firmado por él, que se le había realizado tal ofrecimiento.

El trabajador como CIRUJANO, fue finalmente dado de alta laboral, aunque al quedar como portador de HBs Ag, en el momento de incorporarse pasó examen de salud por parte de SPRL, siendo declarado “NO APTO para el desempeño de PIPES” debido a la probabilidad real de transmisión de hepatitis B a terceros, ya que el trabajador se negó a realizarse controles cada 6 meses para confirmar la negatividad del HBe Ag y del DNA, así como a firmar documento asumiendo la responsabilidad del cumplimiento estricto de las precauciones universales y a notificar los accidentes biológicos que pudieran ocurrirle.

El trabajador puso demanda por RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL al Sistema Nacional de Salud (SNS) de su Comunidad Autónoma, por no haberle vacunado mediante la vacuna de la hepatitis B, vacuna que le hubiera protegido y que fue la causa de su EP que no ha podido ser reconocida por el INSS y de que no pueda realizar su trabajo como Cirujano ni en el Sistema Público de Salud, ni en el privado, con el consiguiente trastorno.  Además no se sabe la evolución clínica que pueda  tener, y si va o no a tener una cirrosis hepática o desarrollar un carcinoma hepatocelular.

Consideraciones y/o reflexiones:

1) En el examen de salud del año 2011, se le debería haber informado de la necesidad y de la eficacia de la vacunación de la hepatitis B y en el caso de negarse a que se le administrara, debería haber firmado un documento de renuncia, donde se indicara que se le había explicado la necesidad de la vacunación pero no obstante bajo su responsabilidad renunciaba a la misma.

2) Tras la exposición biológica ocupacional (EBO), se debería haber hecho la declaración del AT y acudir con la misma al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales donde tras comprobación de FUENTE VHB positiva, se le debería haber iniciado la pauta de vacunación de la hepatitis B junto con la gammaglobulina (IGHB).

3) Respecto a la NO realización de PIPES, ¿quién va a limitar a este trabajador, durante cuánto tiempo y en qué criterio se apoya?  ¿HBe Ag +? ¿y si fuera VHC + con carga viral alta?  ¿y si fuera VIH +?

4) En tu hospital o tu Comunidad Autónoma ¿existe Comisión de Evaluación de trabajadores sanitarios (CETS) que emita informes escritos sobre criterios de aptitud o no aptitud para el desarrollo de PIPES?

5) ¿Podría ocurrir que no se le permitiera practicar cirugía en la sanidad pública y que estuviera trabajando en un Centro Sanitario privado en el plan de eliminación de listas de espera o plan de choque del SNS? ¿Cómo podría evitarse esta situación?

_______________________________________________________

Este caso práctico es totalmente inventado.

Fuente: Protocolos de Vigilancia Sanitaria Específica “Agentes Biológicos” 2001

Miguel Quintana Sancho

 

%d bloggers like this: