Seguridad y Salud en el trabajo según Ley del Estatuto de los Trabajadores ( 2015).

Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.

Esta ley será de aplicación a los trabajadores que voluntariamente presten sus servicios retribuidos por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección de otra persona, física o jurídica, denominada empleador o empresario.

concepto-de-legislacion

Artículo 4. Derechos laborales.

  1. Los trabajadores tienen como derechos básicos, …
  2. En la relación de trabajo, los trabajadores tienen derecho:

a) …

d) A su integridad física y a una adecuada política de prevención de riesgos laborales.

 

Artículo 5. Deberes laborales.

Los trabajadores tienen como deberes básicos:

  1. a) …..
  2. b) Observar las medidas de prevención de riesgos laborales que se adopten.

 

Artículo 19. Seguridad y salud en el trabajo.

  1. El trabajador, en la prestación de sus servicios, tendrá derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo.
  2. El trabajador está obligado a observar en su trabajo las medidas legales y reglamentarias de seguridad y salud en el trabajo.
  3. En la inspección y control de dichas medidas que sean de observancia obligada por el empresario, el trabajador tiene derecho a participar por medio de sus representantes legales en el centro de trabajo, si no se cuenta con órganos o centros especializados competentes en la materia a tenor de la legislación vigente.
  4. El empresario está obligado a garantizar que cada trabajador reciba una formación teórica y práctica, suficiente y adecuada, en materia preventiva tanto en el momento de su contratación, cualquiera que sea la modalidad o duración de esta, como cuando se produzcan cambios en las funciones que desempeñe o se introduzcan nuevas tecnologías o cambios en los equipos de trabajo. El trabajador está obligado a seguir la formación y a realizar las prácticas. Todo ello en los términos señalados en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, y en sus normas de desarrollo, en cuanto les sean de aplicación.
  5. Los delegados de prevención y, en su defecto, los representantes legales de los trabajadores en el centro de trabajo, que aprecien una probabilidad seria y grave de accidente por la inobservancia de la legislación aplicable en la materia, requerirán al empresario por escrito para que adopte las medidas oportunas que hagan desaparecer el estado de riesgo; si la petición no fuese atendida en un plazo de cuatro días, se dirigirán a la autoridad competente; esta, si apreciase las circunstancias alegadas, mediante resolución fundada, requerirá al empresario para que adopte las medidas de seguridad apropiadas o que suspenda sus actividades en la zona o local de trabajo o con el material en peligro. También podrá ordenar, con los informes técnicos precisos, la paralización inmediata del trabajo si se estima un riesgo grave de accidente.

             Si el riesgo de accidente fuera inminente, la paralización de las actividades podrá ser acordada por los representantes de los trabajadores, por mayoría de sus miembros. Tal acuerdo podrá ser adoptado por decisión mayoritaria de los delegados de prevención cuando no resulte posible reunir con la urgencia requerida al órgano de representación del personal. El acuerdo será comunicado de inmediato a la empresa y a la autoridad laboral, la cual, en veinticuatro horas, anulará o ratificará la paralización acordada.

Miguel Quintana Sancho

 

¿Te sientes estancado laboralmente? ¿Consideras que has tocado techo?

hospital

De la lectura del artículo “El síndrome del trabajador estancado: causas y recomendaciones” que recomendamos, se pueden extraer una serie de características que se mencionan, las cuales también pueden afectar a trabajadores sanitarios:

  • Falta de retos profesionales.
  • Estancamiento laboral.
  • Conformismo laboral, quejas y mediocridad.
  • Falta de compromiso.
  • Sienten que han tocado techo.
  • Haber cumplido ya un ciclo en su puesto de trabajo.
  • Pérdida de motivación para:
    • Innovar.
    • Sacar adelante nuevas ideas.
    • Mantenerse al tanto de las ultimas tendencias (¡¡estar actualizado!!).
  • Falta de ritmo y motivación laboral: hostilidad ante los nuevos talentos que llegan a la empresa.
  • Dificultades para relacionarse con su equipo.
  • Gran desconfianza ante sus superiores.

 

Son muy interesantes las recomendaciones que se indican en el artículo, en el que se concluye  que para combatir el estancamiento laboral, hace falta un gran esfuerzo tanto por parte de los trabajadores como por la empresa.

__________________________________

Al riesgo psicosocial no se le da la importancia que se merece, por ello es necesario, estimular, motivar, implicar,… en un ambiente de trabajo positivo en el que se reconozcan los logros y el esfuerzo realizado, se involucren de los resultados a los trabajadores, haciéndoles sentir que pertenecen al equipo y ofreciéndoles la formación continuada que precisan, para la realización de su trabajo en las mejores condiciones laborales posibles.

 

Más información también publicada en este blog, en relación con estos factores psicosociales:

– Prevención de riesgos psicosociales: atención al SQT

Dime cómo trabajas y te diré quién te quema.

¿Y tú, a quién sirves?

La era de la anhedonia (la medicina y la pérdida del entusiasmo)

– ¿Sientes que formas parte del equipo?

Trata bien a tu equipo

– Tecnoestrés: tecnoansiedad, tecnofatiga y tecnoadicción.

Evaluación y tratamiento de los riesgos psicosociales: información básica para la empresa.

– Guía de recomendaciones para la vigilancia de la salud de trabajadores expuestos a factores de riesgo psicosocial.

Costes Socio-Económicos de los Riesgos Psicosociales.

Entusiasmo, motivación, actitud positiva y alegría de vivir.

Algunas orientaciones para evaluar los factores de riesgo psicosocial.

Miguel Quintana Sancho

Trabajo nocturno, trabajador nocturno, trabajo a turnos y cambio de puesto de trabajo

concepto-de-legislacion

El Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprobó el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, en su artículo 36 habla sobre el trabajo nocturno, trabajo a turnos y ritmos de trabajo.

“…Artículo 36. Trabajo nocturno, trabajo a turnos y ritmo de trabajo.

1) A los efectos de lo dispuesto en esta ley, se considera TRABAJO NOCTURNO el realizado entre las diez de la noche y las seis de la mañana. El empresario que recurra regularmente a la realización de trabajo nocturno deberá informar de ello a la autoridad laboral.

La jornada de trabajo de los trabajadores nocturnos no podrá exceder de ocho horas diarias de promedio, en un periodo de referencia de quince días. Dichos trabajadores no podrán realizar horas extraordinarias.

Para la aplicación de lo dispuesto en el párrafo anterior, se considerará TRABAJADOR NOCTURNO a aquel que realice normalmente en periodo nocturno una parte no inferior a tres horas de su jornada diaria de trabajo, así como a aquel que se prevea que puede realizar en tal periodo una parte no inferior a un tercio de su jornada de trabajo anual.

Resultará de aplicación a lo establecido en el párrafo segundo lo dispuesto en el artículo 34.7 Igualmente, el Gobierno podrá establecer limitaciones y garantías adicionales a las previstas en el presente artículo para la realización de trabajo nocturno en ciertas actividades o por determinada categoría de trabajadores, en función de los riesgos que comporten para su salud y seguridad.

 

2) El trabajo nocturno tendrá una retribución específica que se determinará en la negociación colectiva, salvo que el salario se haya establecido atendiendo a que el trabajo sea nocturno por su propia naturaleza o se haya acordado la compensación de este trabajo por descansos.

 

3) Se considera TRABAJO A TURNOS toda forma de organización del trabajo en equipo según la cual los trabajadores ocupan sucesivamente los mismos puestos de trabajo, según un cierto ritmo, continuo o discontinuo, implicando para el trabajador la necesidad de prestar sus servicios en horas diferentes en un periodo determinado de días o de semanas.

En las empresas con procesos productivos continuos durante las veinticuatro horas del día, en la organización del trabajo de los turnos se tendrá en cuenta la rotación de los mismos y que ningún trabajador esté en el de noche más de dos semanas consecutivas, salvo adscripción voluntaria.

Las empresas que por la naturaleza de su actividad realicen el trabajo en régimen de turnos, incluidos los domingos y días festivos, podrán efectuarlo bien por equipos de trabajadores que desarrollen su actividad por semanas completas, o contratando personal para completar los equipos necesarios durante uno o más días a la semana.

 

4) Los trabajadores nocturnos y quienes trabajen a turnos deberán gozar en todo momento de un nivel de protección en materia de salud y seguridad adaptado a la naturaleza de su trabajo, y equivalente al de los restantes trabajadores de la empresa.

El empresario deberá garantizar que los trabajadores nocturnos que ocupe dispongan de una evaluación gratuita de su estado de salud, antes de su afectación a un trabajo nocturno y, posteriormente, a intervalos regulares, en los términos establecidos en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, y en sus normas de desarrollo. Los trabajadores nocturnos a los que se reconozcan problemas de salud ligados al hecho de su trabajo nocturno tendrán derecho a ser destinados a un puesto de trabajo diurno que exista en la empresa y para el que sean profesionalmente aptos. El CAMBIO DE PUESTO DE TRABAJO se llevará a cabo de conformidad con lo dispuesto en los artículos 39 y 41, en su caso, de la presente ley.

 

5) El empresario que organice el trabajo en la empresa según un cierto ritmo deberá tener en cuenta el PRINCIPIO GENERAL DE ADAPTACIÓN DEL TRABAJO A LA PERSONA, especialmente de cara a atenuar el trabajo monótono y repetitivo en función del tipo de actividad y de las exigencias en materia de seguridad y salud de los trabajadores. Dichas exigencias deberán ser tenidas particularmente en cuenta a la hora de determinar los periodos de descanso durante la jornada de trabajo….”.

Fuente: BOE

 

Miguel Quintana Sancho

“Guía de Bioseguridad para los profesionales sanitarios” del Ministerio de Sanidad.

 

Captura de pantalla 2016-01-31 a las 20.15.30

En la página web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, se ha publicado la Guía de Bioseguridad para los profesionales sanitarios.

Para los profesionales sanitarios dedicados a las labores asistenciales, el riesgo de exposición a sangre y otros fluidos corporales humanos potencialmente contaminados por gérmenes patógenos, sigue siendo el más frecuente y el mayor de los riesgos laborales evitables.

El objetivo de esta Guía es el de establecer unas directrices de buenas prácticas­ con el fin de facilitar a trabajadores y empresarios el pleno cumplimien­to del objeto de la Orden ESS/1451/2013 y proteger a los trabajadores frente a los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos derivados del uso de material cortopunzante durante el trabajo.

Miguel Quintana Sancho

Envejecimiento activo saludable y condiciones de trabajo en el Sector Sanitario

cartel_ix_congreso_sprl

Muy recomendable la lectura de este artículo que fue publicado el 04/01/16 en la revista rhsaludable, cuyo enlace puedes acceder desde aquí, en el que con motivo del  IX Congreso Nacional de los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales en el Ámbito Sanitario celebrado en el Hospital Universitario 12 de Octubre  fue entrevistado el Dr. Guillermo Soriano Tarín coautor del Estudio sobre el Envejecimiento activo saludable y su relación con las condiciones de trabajo en el sector sanitario o también denominado Proyecto Adapt@geing2.0 que surge con la idea de dar una nueva orientación preventiva al problema del envejecimiento de la población laboral, un riesgo no sólo emergente, sino urgente, tanto a nivel de la EU como de forma muy especial en nuestro país.

Además de la descripción de la idea del proyecto, queremos destacar del artículo y entrevista que:

  • Los profesionales están expuestos a numerosos riesgos para la seguridad y salud laboral, incluidos riesgos biológicos, químicos, ergonómicos y psicosociales.
  • Envejecimiento: factor emergente en las estrategias de PRL en las empresas y especialmente en el sector sanitario.
  • Principales problemas de salud en el sector sanitario: trastornos músculo-esqueléticos (TME) y mentales.
  • Dentro del sector sanitario, tiene mayor riesgo y por lo tanto precisan mayores mejoras en PRL:  auxiliares de enfermería, celadores y personal de servicios auxiliares (lavandería, cocinas, limpieza…).
  • Hay una tendencia a priorizar la atención a los pacientes en detrimento de la seguridad y salud de los trabajadores.
  • Necesidad de hacer de la seguridad y la salud en el trabajo una prioridad y un valor en las organizaciones.
  • Uno de cada 4 trabajadores del sector sanitario manifiesta que su puesto no estaría adaptado para poder desempeñar su trabajo hasta los 65 años, existiendo diferencias significativas entre el sector público o privado, hospitalario o extrahospitalario y según categoría profesional.
  • La promoción del ejercicio físico constituye una de las principales medidas para promover el envejecimiento activo saludable por su impacto sobre el bienestar psicológico, el aumento de fuerza y flexibilidad  o de la capacidad funcional.
  • Vamos hacia una era tecnológica donde las nuevas tecnologías de e-health van a transformar radicalmente el Sector Sanitario.

Fuente: rhsaludable.  La revista de las organizaciones saludables.

 

Puedes leer todos los detalles de la entrevista íntegra, en el enlace que indicamos al principio.

Miguel Quintana Sancho

12 puntos clave sobre la nueva INCAPACIDAD TEMPORAL

incapacidad_temporal

Dicha normativa entró en vigor el 1 de diciembre de 2015, aunque en algunas Comunidades Autónomas lo hará el 01 de febrero de 2016, para poder adaptar mejor la normativa a la informatización de los partes médicos de baja, confirmación y alta.

Hay que tener en cuenta, que es tanto para las contingencias COMUNES (enfermedad común, accidente no laboral) como para las contingencias PROFESIONALES (accidente de trabajo, enfermedad profesional).

1) Se distinguen 4 TIPOS DE PROCESOS DE INCAPACIDAD TEMPORAL (IT), según cuál sea su duración estimada:

a) Proceso de duración estimada muy corta: inferior a 5 días naturales.

b) Proceso de duración estimada corta: de 5 a 30 días naturales.

c) Proceso de duración estimada media: de 31 a 60 días naturales.

d) Proceso de duración estimada larga: de 61 o más días naturales.

2) Corresponde al facultativo que emite el parte médico de baja y de confirmación determinar, en el momento de su expedición, la DURACIÓN ESTIMADA del proceso.  El facultativo podrá alterar esa duración estimada en un momento posterior como consecuencia de la modificación o actualización del diagnóstico o de la evolución sanitaria del trabajador.

3) El PARTE MÉDICO DE BAJA de IT, cualquiera que sea la contingencia determinante, se expedirá inmediatamente después del reconocimiento médico del trabajador, por el facultativo del Servicio Público de Salud (SPS) que lo realice.

4) En caso de que la baja médica derive de un accidente de trabajo (AT) o de una enfermedad profesional (EP), cuya cobertura corresponda a una mutua colaboradora con la Seguridad Social, será el facultativo del servicio médico de la propia mutua el que, inmediatamente después del reconocimiento médico del trabajador, expida el parte médico de baja.

5) Cuando el facultativo del SPS o de la mutua considere que se trata de un proceso de duración estimada MUY CORTA, emitirá el parte de baja y de alta en el mismo acto médico. Para ello utilizará un único parte, haciendo constar, junto a los datos relativos a la baja, los identificativos del alta y la fecha de la misma, que podrá coincidir con el día de la baja o estar comprendida dentro de los tres días naturales siguientes.

No obstante, el trabajador podrá solicitar que se le realice un reconocimiento médico el día que se haya fijado como fecha de alta, y el facultativo, si considerase que el trabajador no ha recuperado su capacidad laboral, podrá modificar la duración del proceso estimada inicialmente, expidiendo, al efecto, un parte de confirmación de la baja.

6) Cuando el facultativo del SPS o de la mutua considere que se trata de un proceso de duración estimada CORTA, MEDIA O LARGA, consignará en el parte de baja la fecha de la siguiente revisión médica prevista que, en ningún caso, excederá en más de 7 días naturales a la fecha de la baja médica, tratándose de procesos de duración estimada corta o media, o de 14 días naturales tratándose de procesos de duración estimada larga.

En la fecha de la primera revisión médica se extenderá el parte de alta o, en caso de que proceda mantener la baja, el 1º parte de confirmación.

7) Los PARTES DE CONFIRMACIÓN serán expedidos por el correspondiente facultativo del SPS, o de la mutua cuando la IT derive de una contingencia profesional cubierta por la misma.

Los partes de confirmación se expedirán en función de la duración estimada del proceso, conforme a las siguientes reglas:

a) En los procesos de duración estimada muy corta no procederá la emisión de partes de confirmación.

b) Procesos de duración estimada corta: el 1º parte de confirmación se expedirá en un plazo máximo de 7 días naturales desde la fecha de la baja médica. El 2º y sucesivos partes de confirmación se expedirán cada 14  días naturales, como máximo.

c) Procesos de duración estimada media: el 1º parte de confirmación se expedirá en un plazo máximo de 7 días naturales desde la fecha de la baja médica. El segundo y sucesivos partes de confirmación se expedirán cada 28 días naturales, como máximo.

d) Procesos de duración estimada larga: el 1º parte de confirmación se expedirá en un plazo máximo de 14 días naturales desde la fecha de la baja médica. El segundo y sucesivos partes de confirmación se expedirán cada 35 días naturales, como máximo.

Si el trabajador no acude a la revisión médica prevista en los partes de baja y confirmación, se podrá emitir el ALTA MÉDICA POR INCOMPARECENCIA.

8) En los procesos de IT de duración estimada superior a 30 días naturales, cuya gestión corresponda al servicio público de salud, cualquiera que sea la contingencia de que deriven, el 2º parte de confirmación de la baja, y los que correspondan, irán acompañados de un INFORME MÉDICO COMPLEMENTARIO cumplimentado y actualizado por el facultativo que expida el parte de confirmación.

9) El PARTE MÉDICO DE ALTA será expedido por el facultativo del correspondiente SPS, o de la mutua si el proceso deriva de contingencia profesional cubierta por ella, tras el reconocimiento del trabajador.

10) Cuando en un proceso de IT se haya expedido el parte médico de alta por el Instituto Nacional de la Seguridad Social  (INSS) o, en su caso, por el Instituto Social de la Marina (ISM) , a través de los inspectores médicos adscritos a dichas entidades, estas serán las ÚNICAS COMPETENTES para emitir a través de dichos inspectores una nueva baja por la misma o similar patología, durante los 180 días naturales siguientes a la fecha en que se expidió el alta.

11)En los procesos cuya gestión corresponda al SPS, TRIMESTRALMENTE, a contar desde el inicio de la situación de IT, la Inspección de Servicios Sanitarios de la Seguridad Social u órgano equivalente del respectivo SPS, o el médico de atención primaria bajo su supervisión, expedirá un INFORME MÉDICO DE CONTROL DE INCAPACIDAD en el que deberán constar todos los extremos que, a juicio médico, justifiquen la necesidad de mantener el proceso de IT.

12) El SPS o la mutua, en función de quien lo hubiera expedido, remitirá el parte de baja/alta y de confirmación al INSS, por vía telemática, de manera inmediata y, en todo caso, en el primer día hábil siguiente al de su expedición.

El facultativo del SPS o de la mutua que expida el parte médico de baja/alta y confirmación entregará al trabajador dos copias del mismo, una para el interesado y otra con destino a la empresa.

FUENTE:

ORDEN ESS/1187/2015 de 15 de junio por la que se desarrolla el RD 625/2014 de 18 de julio, del que ya os informamos en su día.

Miguel Quintana Sancho

Documento: “La Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2015-2020”

portada%20plan%20accion

La Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2015-2020 fue aprobada en Consejo de Ministros con fecha 24 de abril, a propuesta de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez.

La Estrategia es fruto de un largo proceso de negociación que tiene su origen en la Comisión Nacional a finales de 2012 una vez finalizada la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2007-2012 y vista la necesidad de seguir avanzando en la mejora de las condiciones de trabajo y en la reducción constante, y sostenida, de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales.

La Estrategia se asienta en dos principios fundamentales: la prevención y la colaboración. La prevención es el medio más eficaz para reducir los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, y la colaboración de los poderes públicos, los empresarios y los trabajadores promueve e impulsa la mejora efectiva de las condiciones de trabajo.

La Estrategia ha sido acordada por las Administraciones Públicas (Administración General del Estado y Comunidades Autónomas) y los Interlocutores Sociales.

Seguir leyendo en el enlace del INSHT.

Miguel Quintana Sancho

%d bloggers like this: