Valoración del riesgo laboral durante el embarazo.

En la web de Seguridad Social, se publicó en fecha 18/12/18, la “Guía de Ayuda para la valoración del Riesgo Laboral durante el embarazo”, documento que contiene 179 páginas.

captura de pantalla 2019-01-10 a las 17.08.57

En la página 19, en el apartado de consideraciones previas se indica:

“…Consideraciones previas:

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia considera que el nacimiento de un niño sano no es un hecho casual.

El embarazo no es una enfermedad, sino un momento de la vida de una mujer que, en muchos casos, debe compaginar con su vida laboral.  Es aquí donde, en ocasiones, pueden surgir ciertos inconvenientes tanto para ella como para el futuro hijo.  En este sentido hay que considerar que un trabajo que hasta ese momento venía realizándose sin dificultad, puede afectar a la normal evolución de la gestación.

En España, la Ley 39/1.999 de 5 de noviembre para la conciliación entre la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras, ha venido a modificar parcialmente la LGSS, ampliando las prestaciones económicas del sistema, e incluyendo entre estas, la PRESTACIÓN ECONÓMICA POR RIESGO DURANTE EL EMBARAZO.  Previamente la Ley 31/1995, de 8 noviembre de Prevención de Riesgos Laborales contempla en su artículo 26, la obligación empresarial de identificar aquellos riesgos que puedan ser peligrosos para la salud de las trabajadoras o del feto.

En otras ocasiones, es el embarazo patológico por una causa clínica, que interfiere en el desarrollo laboral provocando la posible ausencia al trabajo de la mujer, es decir, generando la IT.

Por último, en ocasiones ambas circunstancias (riesgo específico laboral y riesgo genérico clínico) pueden coincidir interesando determinar cuál es la predominante, siendo necesario determinar la influencia de cada uno de dichos factores.

La Legislación Española en materia de Seguridad Social, tiene establecidas dos prestaciones económicas diferentes (subsidios) para cada una de estas posibles situaciones, cuando se determina que la mujer gestante no realice su actividad laboral.

  • Cuando la situación es achacable a la situación clínica del embarazo, riesgo genérico, puede ser, dependiendo además de los requerimientos del puesto de trabajo, susceptible de IT.
  • Cuando la situación es achacable a la existencia de un agente nocivo en el trabajo, riesgo específico, pero ante un embarazo de curso normal se debe valorar la prestación por RIESGO DURANTE EMBARAZO.

En los casos en que coincidan ambas situaciones, debe ser valorada la predominancia del factor clínico o laboral y establecer la prestación correspondiente.

Se hace necesario identificar la valoración médica y laboral que predomina en cada caso y determinar la actuación más conveniente desde el punto de vista laboral.  Bien entendido que, ante una mujer trabajadora y embarazada deben ser valorados los requerimientos del puesto de trabajo, la situación clínica y los riesgos que pueden ser asumidos.  En resumen, lo que se demanda es determinar si se aconseja a la mujer que deje o no de realizar su trabajo y en este caso determinar la causa de dicha medida.

El presente documento tiene el objetivo servir de orientación, tanto a los médicos del INSS como a los del Servicio Público de Salud (SPS) y de las entidades colaboradoras, a la hora de definir cuáles son las CONDICIONES que afectan a una posible determinación del Riesgo durante el Embarazo….”.

 

Miguel Quintana Sancho

Anuncios

Mantenimiento y vuelta al trabajo: Procedimiento (NTP 1.116)

Captura de pantalla 2019-01-02 a las 22.46.31

En la web del INSST, se pueden consultar las NTP.  Las NTP son guías de buenas prácticas. Sus indicaciones no son obligatorias salvo que estén recogidas en una disposición normativa vigente. A efectos de valorar la pertinencia de las recomendaciones contenidas en una NTP concreta es conveniente tener en cuenta su fecha de edición.

El objetivo de esta NTP 1.116 del año 2018, es ofrecer a las empresas un guion para la elaboración de un procedimiento de vuelta al trabajo de trabajadores en situación de baja laboral, en las mejores condiciones de salud y seguridad y en el mejor entorno posible. Este procedimiento va más allá de lo estipulado en la normativa de prevención de riesgos laborales.

Ámbito de aplicación o alcance:

En general, éste debería abarcar al conjunto de trabajadores de la empresa y, en caso de empresas multicentro, a todos los centros de trabajo.  Por otro lado, hay que tener en cuenta que no todas las bajas deben ser objeto de una gestión específica de vuelta al trabajo.   Es recomendable concentrar los esfuerzos en aquellas que por su duración (más de dos semanas) o motivo (origen laboral, patologías muy prevalentes como lesiones musculo-esqueléticas, enfermedades cardiovasculares, trastornos adaptativos) justifican una dedicación de recursos. El tiempo estándar del INSS para patologías prevalentes o los criterios del tipo Tiempo Óptimo Personalizado en Incapacidad Temporal pueden ser utilizados como referente de duración de las bajas susceptibles de ser objeto de un programa de vuelta al trabajo.

La vuelta al trabajo es un momento importante que debe planificarse con antelación suficiente.…”.

Otras entradas de este blog también relacionadas:

 

Esa planificación con antelación suficiente de la vuelta al trabajo, siempre la hemos considerado muy importante, aunque todavía hay algunos partidarios de que mientras el trabajador esté de baja laboral, no se debe contactar con él y que cuando sea dado de alta es porque ya estará capacitado para realizar su trabajo habitual, porque así lo certifica un médico.

Esperamos que pronto este tipo de procedimientos puedan llevarse a cabo, para mejorar la salud y la seguridad de los trabajadores que se incorporan tras una ausencia prolongada por motivos de salud (Baja laboral de larga duración).  Las adaptaciones y/o cambio de puesto de trabajo son necesarias y deben planificarse con antelación y no en el momento del alta laboral.

En las Gerencias de los Hospitales, Áreas de Salud o Departamentos de Salud ¿Hay interés o intención de poner en práctica este tipo de procedimientos demostrando así un interés por la seguridad y salud del trabajador? Los Comités de Seguridad y Salud también podrían colaborar y conseguir mejorarlos o ponerlos en marcha (en el caso de que no se tengan procedimientos similares iniciados).

La agilidad en la resolución de estas situaciones, mejorarían la satisfacción laboral del trabajador al disminuir su incertidumbre sobre si va o no a poder realizar sus tareas o si debe continuar forzando y se va a agravar su patología, cuando se incorpore tras la baja laboral.  Manipulación manual de pacientes, sobreesfuerzos, posturas forzadas, estrés, turnos, trabajo nocturno, …pueden agravar patologías en trabajadores especialmente sensibles (TES).

Desde aquí, animo a leer esta NTP.

Sólo en el caso de que te guste esta publicación o entrada, nos alegraría ver un “me gusta“.

Miguel Quintana Sancho

A %d blogueros les gusta esto: