Guía de valoración de incapacidad laboral para atención primaria

La guía de valoración de incapacidad laboral para atención primaria es un documento útil para que el médico de Atención Primaria pueda valorar la capacidad laboral de los pacientes que tiene asignados, en los que a veces por la presión asistencial hasta desconoce de qué trabajan.

Va dirigido a Médicos de Atención Primaria, pero el absentismo laboral nos afecta a TODOS, porque además del gasto y la baja productividad, en la administración si no se sustituye al trabajador se sobrecarga al compañero que finalmente acaba lesionándose.

Aunque ya hace 25 años, una frase a tener en cuenta que corresponde a la “…CIRCULAR Nº 10/1985, de 1 de agosto (INSALUD). Control de Incapacidad Laboral Transitoria…” (antes se decía ILT, pero ahora ya no, es IT (Incapacidad Temporal)) decía:

“…medidas correctoras encaminadas a situar el absentismo laboral, por causas de enfermedad, dentro de sus estrictos límites: que la baja laboral por Incapacidad Laboral Transitoria del trabajador se produzca EXCLUSIVAMENTE cuando la enfermedad le incapacite realmente para desempeñar las tareas laborales que realiza en forma habitual y se mantenga ESTRICTAMENTE durante el tiempo en que no las pueda desempeñar…”.

Por lo tanto, ¿precisa o no baja laboral? ¿cuánto tiempo?.

Respecto a la duración media de las bajas laborales por enfermedad, ayer en el Diario Médico, se indicaba que los últimos datos publicados por la Seguridad Social mostraban que regiones como VALENCIA (60,1 días), Galicia (59,7) o Murcia (56,9) prescriben bajas el doble de largas que las de las autonomìas como Madrid (31,6), Navarra (29,1) o Baleares (36,3).

En la presente guía se indica:

“…Por ello, los periodos de incapacidad y su cualificación deben manejarse como un recurso terapéutico y por lo tanto responde a unas indicaciones concretas que el médico debe conocer y aplicar razonablemente en su práctica clínica.

Consideramos que el proceso de atención medica es un proceso critico y por lo tanto el médico de atención primaria se constituye en un agente clave en el manejo de la incapacidad laboral al objeto de conseguir un alto nivel de eficacia y eficiencia clínica, para la persona, y, en general, para el conjunto de la sociedad.

Si tenemos en cuenta el punto de vista laboral, la calificación de la incapacidad debe manejarse buscando el espacio laboral de empleabilidad que garantice a la persona una permanencia activa y productiva en la Sociedad del Trabajo, siempre teniendo en cuenta el respeto a las necesidades del paciente. Así, el manejo correcto de la incapacidad, como prestación de nuestro Sistema de Seguridad Social es fundamental para mantener la equidad, justicia y sostenibilidad del Sistema del Bienestar.

 Básicamente, establecer si un trabajador que presenta una determinada situación patológica, puede seguir desempeñando su trabajo, depende de tres factores:

— El propio trabajador.

— El puesto de trabajo.

— La enfermedad o lesión.

De una forma simple, la valoración de la capacidad, dependería de las consecuencias anatómicas, fisiológicas, psicológicas o de otro tipo que provoque el proceso patológico y de la compatibilidad o no con los requerimientos anatómicos, fisiológicos, psicológicos o de otro tipo que necesite el puesto de trabajo en concreto.

Por tanto la valoración de la capacidad dependerá de la valoración de ambos grupos de circunstancias, es decir:

— Valorar el Puesto de Trabajo  (Requerimientos).

— Valorar la capacidad física y/o psíquica del trabajador….”.

Miguel

Anuncis
%d bloggers like this: