Agresiones

En la portada del diario médico de hoy, se indica que:

“…En 2010 hubo 451 episodios violentos según el Observatorio de la OMC

451 agresiones a médicos en 2010, más de la mitad en AP

En 2010 los colegios de médicos registraron 451 agresiones a médicos y el 65 por ciento de estos episodios violentos se han desarrollado en atención primaria. Andalucía, La Rioja, Valencia y Extremadura son las regiones más conflictivas y en las que más se atenta contra la integridad profesional, según ha destacado el Observatorio de Agresiones de la OMC…”.

Puntos a destacar del artículo, además de lo dicho:

– “…Mientras las comunidades deciden si la violencia contra el médico se reconoce como delito de atentado contra la autoridad sanitaria, el número de episodios de estas características se mantiene en España.

– El 65 por ciento de las agresiones se perpetraron contra facultativos que ejercen en una atención primaria en crisis que sufre en primera persona la tensión social.

– En el 18,55 por ciento de estos episodios se han sufrido lesiones y el 13,40 por ciento de los agredidos ha requerido una baja laboral.

– La tendencia a denunciar los casos también aumenta: el 71,79 por ciento ya asume la necesidad de llevar a cabo los trámites judiciales pertinentes como mejor acción preventiva contra este “grave problema social”, como destaca la OMC.

– Una de cada tres episodios violentos en las consultas médicas los protagonizan un familiar del paciente. De entre los agresores, sólo el 25 por ciento tiene antecedentes psiquiátricos, consume drogas o padece una enfermedad orgánica.

– El coordinador de este observatorio pionero, José Alberto Becerra, secretario del Colegio de Médicos de Badajoz, indica: “Vamos a defender, por encima de todo, los intereses y el bienestar de nuestros médicos, llegando al fondo de la cuestión también en el análisis de los ámbitos organizativos y en el de las expectativas de los ciudadanos en relación con los servicios sanitarios”.

– Los métodos empleados por las regiones para frenar este tipo de episodios en los centros de salud no funcionan, o al menos no son todo lo eficaces que deberían ser para que los profesionales sanitarios trabajen con normalidad.

– El médico de primaria no puede tener más elementos en contra: la pasividad de las administraciones, el techo de su desarrollo profesional y las consecuencias de la ignorancia de los pacientes y sus familiares….”

 

Comentario: No se menciona en el artículo la palabra accidente de trabajo, ni si todas las agresiones son accidentes de trabajo, o si vamos a considerar las agresiones verbales como accidentes de trabajo, o si sólo las vamos a considerar cuando se produzcan amenazas y/o le produzcan una alteración de la salud, o si la agresión física (puñetazo) de un paciente psiquiátrico (por ej en sala) es accidente de trabajo pero no debe considerarse como agresión, o si el mordisco de un niño en la consulta a la enfermera o al médico es un accidente de trabajo pero tampoco debe considerarse como agresión,…. 

Miguel Quintana Sancho

Advertisements
%d bloggers like this: