Rizando el rizo

Viene una trabajadora a comunicar un accidente de trabajo y nos cuenta que se ha pinchado con una aguja hueca que contenía calostro. Sí, sí, calostro. Estaba recogiendo el calostro del sacaleches para el biberón del peque, y como no quería desperdiciar ni una gota, montó una aguja en una jeringa y aspiró el calostro, con tan mala suerte, que al ir a desmontar la aguja, se pinchó.

¿Accidente general o accidente biológico? Ah! El calostro es un líquido biológico. ¿Pero el calostro transmite el VIH? Hombre, hay una pequeña posibilidad (alrededor del 14%) de que la madre infectada transmita el virus al bebé durante la lactancia materna; no obstante, en determinados lugares del planeta se recomienda seguir con la lactancia materna, porque la probabilidad de morir de un bebé con alimentación artificial es entre 5 y 10 veces mayor.

Pero todo ello está referido a la vía digestiva, que no constituye un riesgo laboral, y nuestro caso es un pinchazo accidental. Curioso ¿eh?. En el listado de líquidos biológicos de los protocolos de actuación frente a pinchazos accidentales no se contempla el calostro, ni la leche materna como potencialmente infectivos…Y en el REBA (Registro de Exposiciones Biológicas Accidentales) de la Comunidad Valenciana, tampoco se ha tenido en cuenta esta circunstancia. Intrigadas, miramos en nuestra base de datos….¡Hay otros 2 accidentes similares, éstos 2 con leche materna!

El virus puede contenerse en la leche materna y en el calostro…Pues nada, manos a la obra. Serología a la madre y seguimiento a la trabajadora. ¡Qué sofisticado mundo!

Carme

Anuncis
%d bloggers like this: